Preocupaciones y esperanzas hacia el 2021 luego del discurso de Kuczynski

Ago 02, 2016

javier 

Por: Javier Jahncke, Secretario Ejecutivo de RED MUQUI

El mensaje presidencial de Pedro Pablo Kuczynski al Congreso al asumir el mando, tuvo fundamentalmente una mirada hacia el 2021, año del bicentenario, pensando en cómo será el país en dicha época.

En esa lógica, el mensaje de "Si a la paz, si a la unión, no al enfrentamiento, no a la división", fue evidentemente dirigido al Fujimorismo, pero también asumo incluyó a quienes afrontan conflictos sociales en diversos lugares del país, por el hecho de defender sus derechos y sus formas de vida y de desarrollo.

Se refirió a la "Libertad, independencia del poder foráneo, igualdad, equidad y fraternidad para todos" como principios que enmarcaron nuestra independencia. Pero aquel poder foráneo aún subsiste, cuando nos mantenemos dependientes de las inversiones y economía externas, de cuyo vaivén seguimos dependiendo al circunscribirnos a producir materia prima, lo que deja el reto de plantear alternativas de desarrollo sostenibles, que consideren las potencialidades locales, el acceso a mano de obra local, pero también los impactos del cambio climático y el respecto por el ambiente y nuestros recursos naturales, así como la visión de las comunidades y población respecto del desarrollo que ellos y ellas buscan.

En esa perspectiva fue interesante que el presidente, al hablar de crecimiento, no lo dejó sólo en el económico, sino que integró el "crecimiento económico y humano", hablando de "una mejor educación y acceso a oportunidades; prevención, cuidado y atención oportuna de salud". En éste caso la mención a la salud y el acceso a ella ha sido importante, pero ello no se condice con declaraciones previas donde expresó su interés de rebajar los estándares ambientales de dióxido de azufre a los niveles de Canadá o Chile, sin considerar el impacto de la actividad minera en la salud, que no sólo requiere atención para tratar síntomas, sino la necesidad de actuar con una politica más amplia de salud pública ambiental, que incorpore el mejoramiento de los factores ambientales como la remediación de los pasivos ambientales y la atención médica especializada a las personas afectadas por la presencia de metales pesados o sustancias tóxicas.

En ese sentido el presidente ha asumido un compromiso con la salud pública en el área rural. "Mi padre me dejo dicho ejemplo, no puedo defraudar su legado", dijo, “sin salud no hay desarrollo”. Es un tema prioritario y pendiente de asumir, en especial en las zonas mineras y de industrias extractivas, para evitar mayor conflictividad social.
Al hablar de un país moderno también se refirió a lograr al 2021 “un país sin discriminación”. “Somos un país milenario y cuna de la civilización. Parte de nuestra historia ha sido despreciada y marginada, eso debe cambiar más rápido y profundamente”, indicó.

Ojalá ello involucre acciones concretas en favor de los pueblos indígenas, comunidades campesinas y nativas, y sean respetados sus derechos al territorio, a la consulta previa, al desarrollo. Los paquetazos normativos, las leyes 30230 y 30327, el D.S. 001-2015-EM, entre otros, son un riesgo para las comunidades, y las declaraciones del Ministro de Economía Alfredo Thorne antes de asumir la cartera, sobre el fomento de titulación individual de tierras de comunidades campesinas que impulsaría, dejan la preocupación de que el actual gobierno se podría valer de éstas normas para agilizar las inversiones, afectando derechos colectivos a las tierras protegidos por la Constitución y normas internacionales como el Convenio 169 de la OIT. Estaremos atentos a la decisiones que se tomen.

Al plantear su visión hacia el bicentenario, mencionó que "Todos los peruanos tendrán acceso al agua potable y desagüe las 24 horas", y si bien es importante priorizarlo, el tema es que se habla de agua, pero no se habla nada de la protección de las fuentes de agua, de las cabeceras de cuenca, ni de los ecosistemas que las captan o generan, ni de acciones frente al cambio climático que tendrá acción directa en dichas fuentes, sin las cuáles sería imposible que el presidente cumpla dicha promesa. Que seguridad hay de tener recursos hídricos suficientes para cumplir con dicha meta, si dichas fuentes están en riesgo o ya contaminadas por actividades mineras o petroleras, o han sido concesionadas para ello. Este es un tema que no está en el Plan de Kuczynski, y que debe ser considerado, incluyendo en ello el Ordenamiento Territorial, que establece que zonas deben ser protegidas y los usos que debe darse en cada caso, que es fundamental para el uso futuro de los recursos.

“Un pueblo educado no se equivoca, defiende sus libertades, busca la paz”, ha dicho el presidente. Si las personas defienden sus derechos y libertades porque tienen educación, quiere decir que aquellas personas que exigen sus derechos en diferentes lugares del país frente a la imposición de la minería, o frente a la afectación de derechos de empresas o del Estado, han avanzado en dichos niveles, y no se les puede tildar de personas utilizadas por ideologías u otros intereses. Por ello es importante el diálogo abierto antes de la imposición, para conocer los problemas de fondo que están detrás de los conflictos, y no pensar que adelantando dinero es como se solucionan los problemas.

El presidente ha indicado que “respetará las normas ambientales” y “las opiniones de los ciudadanos sobre los proyectos”. “Haremos saber a los ciudadanos los detalles de los proyectos” para que entiendan lo que da un proyecto económicamente, y los beneficios que brinda con tributos para el país. “Yo mismo iré a las zonas para explicarlo”. “Vamos a enfrentar conflictos con dialogo y no con enfrentamiento. No nos iremos contra la voluntad del pueblo. Esa es mi promesa”, ha dicho Kuczynski.

A quienes acompañamos la problemática minera en el país, esta mención ha sido importante. En principio saludamos que de anuncie el respecto a opiniones de los ciudadanos sobre los proyectos.

Si nos preocupa que en el caso que “el mismo” se dedique a afrontar los conflictos, que el asuma sus eventuales “derrotas” en las apuestas que realice. Es difícil pensar que no va a hacer los imposible por sacarlos adelante, y los riesgos que ello conlleva en generación de crisis de conflcitividad. Algunos conflictos sociales han generado la “caída” de gabinetes ministeriales, y si el propio presidente lo asume, habrá que ver las consecuencias de ello.

Al respecto no hay que olvidar que días antes de asumir el mando Kuczynski acaba de declarar que se puede destrabar el proyecto minero Tía María en Arequipa, que eso depende de aumentar el área de riego del Valle del Tambo. Habría que ver si eso es lo que esperan los pobladores del Valle del Tambo y de los cuatro distritos de la Provincia de Islay. Por lo pronto, ya se anuncian en la zona nuevas marchas frente al proyecto. También se ha anunciado una próxima conversación con Gregorio Santos, ya libre, sobre el proyecto Conga en Cajamarca.

Estas declaraciones reiteran nuestra preocupación sobre la propuesta de Kuczynski del “adelanto social”, que no es otra cosa que “con plata” se solucionan los problemas. Se necesitan establecer mecanismos de diálogo que permitan escuchar a las poblaciones y comunidades locales, sus agendas y demandas, sin imponer “plazos administrativos”, sino brindar el tiempo necesario, y respetar lo que se acuerde o no al final de dichos procesos.

Otro tema priorizado por el presidente hacia el 2021 es el agro “donde está la mayor cantidad de pobres”. Reconoció que “el agro da alimento a 2/3 partes de la población, y da empleo a 2/3 partes de trabajadores. Apoyar el agro, es darle justicia social a los más pobres”.

Es importante se respalde el agro, pero hay que apoyarlo en perspectiva de ser alternativa de desarrollo a actividades como la minería. El tema es que las tierras dedicadas a dicha actividad deben ser protegidas por el Estado, para evitar sigan siendo tomadas por la actividad minera y otras extractivas, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria. Se debe evitar que nuestras comunidades campesinas, dedicadas a la agricultura fundamentalmente, que brindan alimentos que aportan el 80% de la canasta familiar, y cuya actividad se realiza en el 7% del territorio nacional, vean afectadas las garantías sobre sus tierras y recursos naturales, pues son las que fundamentalmente se dedican a la agricultura familiar y permiten la seguridad alimentaria en el país.

Finalmente, en la visión al 2021, es importante que Kuczynski haya indicado que vislumbra un Perú “reconocido como país donde se respetan los derechos humanos, en especial de las minorías, y donde se cumplen los deberes de los ciudadanos”.

Al respecto, esperaríamos un mayor cuidado en la intervención frente a los conflictos sociales de parte de la policía nacional, y la no intervención de las fuerzas armadas, en tanto no les corresponde. El problema es que sabemos que tenemos normas que criminalizan la protesta social, que permiten la intervención de las fuerzas armadas, y la impunidad de ambas fuerzas cuando provocan muertos y heridos “en ejercicio de su función”.

El riesgo es que se continúe con éste accionar y no se revisen dichas normas, luego de escuchar al congresista Gino Costa, cuyo Viceministro en la cartera de Interior fuera Carlos Basombrío, referirse a la lógica de la “teoría de la conspiración” detrás de los conflictos, es decir que hay quienes los instigan, sin preocuparse primero por el diálogo y la escucha de las comunidades y poblaciones que tienen sus agendas locales, preocupaciones y propuestas que no se ha estado en disposición de escuchar antes de tomar decisiones sobre proyectos.

Estas son algunas reacciones luego del discurso del presidente Kuczynski, que esperamos que sus decisiones puedan ir eliminando como preocupaciones, y dejando tan sólo como esperanzas que se puedan ir forjando en los siguientes cinco años.

Modificado por última vez en Lunes, 17 Abril 2017 15:44
  1. Últimas Noticias

Calendario

« Marzo 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31