TRAS ENCUENTRO INTERNACIONAL

  • Bolivia, Colombia y Ecuador integran esta comisión de trabajo
  • Próximo Encuentro Internacional de Vigilantes y Monitores Ambientales se llevará a cabo en el 2018 en Colombia

Con el fin de impulsar las propuestas e incidir en las instancias de decisión de sus respectivos países, la RED MUQUI y organizaciones de Bolivia, Colombia y Ecuador conformaron el Grupo de Trabajo Andino de Vigilancia y Monitoreo Ambiental Participativo.

El 9, 10 y 11 de noviembre más de 26 organizaciones dedicadas al monitoreo ambiental se reunieron en el II Encuentro Internacional de Vigilantes y Monitores Ambientales, para el fortalecimiento e impulso de los diferentes niveles de organización social y procesos de vigilancia y monitoreo ambiental participativo, en cada uno de los países de la comunidad andina. Dicha reunión fue organizada por RED MUQUI y Derechos Humanos Sin Fronteras del Cusco (DHSF).

Retos

Los temas pendientes aún siguen siendo la inclusión y reconocimiento de los mecanismos y organizaciones de vigilancia y monitoreo ambiental participativo, dentro de los sistemas de gestión y fiscalización ambiental en nuestros países.

Más aun cuando el factor común en los países de América del Sur, es cómo territorios de las comunidades campesinas, indígenas y nativas, se han perfilado como el destino de las inversiones mineras, hidrocarburíferas e hidroeléctricas.

A consecuencia de ello, durante este segundo encuentro, se compartieron problemáticas como: Vulneración de derechos colectivos e individuales, contaminación de ambiente, criminalización de la protesta, entre otros.

Intercambio de experiencias

Durante el primer día de jornada (09 de noviembre) se presentó un análisis del contexto político y su relación con las industrias extractivas, la afectación en los recursos naturales y el medio ambiente.

Para ello, se contó con la ponencia de Sergio Vásquez Rojas, director de CENDA Bolivia; Luis Guillermo Pérez Casas del Colectivo Abogados José Alvear Restrepo (CAJAR Colombia) y Antonio Ureta del Consorcio de Capacitación para el Manejo de los Recursos Naturales Renovables (CAMAREN, Ecuador); mientras que los miembros de Muqui norte, centro y sur dieron a conocer el panorama nacional y regional.

Por la tarde, se llevó a cabo el FORO PÚBLICO INTERNACIONAL: “Experiencias de Vigilancia Ambiental y de Políticas Públicas para la Gestión Sostenible de Recursos Naturales en América Latina”, de donde surgió una declaración de nivel internacional.

En el segundo día se presentaron iniciativas y experiencias de las organizaciones que realizan e imparten monitoreo ambiental participativo. En esta muestra se expusieron metodologías, protocolos y materiales del trabajo en campo.  

encuentrovig1

encuentrovig2

En base a este intercambio y aprendizaje, las organizaciones se orientaron a la construcción de perspectivas, lineamientos, y próximos espacios de articulación internacional.

En el recorrido de experiencias se mostró cómo es que los mecanismos ancestrales de vigilancia y monitoreo ambiental son utilizados por las comunidades como espacios culturales y espirituales, además de la protección de sus recursos naturales y territorio, que es su principal fin.

Asimismo, se trató sobre la utilidad de la información generada por las organizaciones que realizan el monitoreo y vigilancia ambiental participativa, que al ser reconocida por las instancias competentes debe, puede ser considerada como medio probatorio para iniciar acciones legales.

Trabajo de campo en Espinar

En este encuentro, estuvieron presentes vigilantes y monitores ambientales, quienes llegaron hasta la provincia de Espinar y tuvieron la oportunidad de conocer dos experiencias exitosas de monitoreo ambiental en campo.

encuentrovig3

encuentrovig4

Uno fue el método de reconocimiento de macroinvertebrados (insectos) que aplica la Asociación Marianista de Acción Social (AMAS, La Libertad), y el otro, el que aplica Derechos Humanos Sin Fronteras (DHSF, Cusco), Sumamarka (Puno) y Centro de Comunicación y Desarrollo Andino (CENDA, Bolivia), organizaciones que realizan monitoreo en base de reactivos y tienen certificaciones de la Global Watch Water (GWW).

Previamente, los participantes hicieron un recorrido en las inmediaciones de la zona minera de la provincia de Espinar, que comprende el antiguo proyecto minero Tintaya, el actual, que es Antapaccay. Asimismo, se sostuvieron una reunión con dirigentes y líderes de comunidades afectadas por la minería en Espinar, en donde la experiencia de monitoreo ambiental vigente desde el 2013.

Es así que RED MUQUI y Derechos Humanos Sin Fronteras (DHSF), organizaron esta reunión internacional de intercambio, programada del 9 al 11 de noviembre en la ciudad del Cusco.

encuentrovig5

encuentrovig6

Esta edición del Encuentro Internacional de Vigilancia, se decidió llevar a cabo en el sur andino del Perú, debido a que esta zona concentra más del 50% de inversiones mineras, a la par con el 50% de conflictividad socio ambiental a causa de la minería. Ante esta situación, se consideró que es necesario contar con más comités de vigilancia y monitoreo ambiental, y repotenciar experiencias como las de Apurímac y Puno.

DATO:

El I Encuentro Internacional de Vigilantes y Monitores Ambientales Comunitario e indígena se realizó en diciembre del 2014, en la ciudad de Marcará (Caráz, Ancash). Ahí se identificó una debilidad organizacional y de articulación para lograr implementar las prácticas de monitoreo y vigilancia ambiental en las diversas regiones del país y de Latinoamérica.

Organizaciones participantes: CENDA – Monitoreo en el Lago Poopó y Asociación NUNA de Bolivia; Red Camarén de Ecuador; ACIN-CRIC (Cauca) CAJAR (Córdova) de Colombia; AGH de Alemania; Derechos Humanos y Minería - DHM (Cusco), Organizaciones de Iquitos y Urubamba - DAR, el Gobierno Regional de Cajamarca; los miembros de la RED MUQUI: Derechos Humanos Sin Fronteras (Cusco), CADEP (Cusco), SUMA MARKA ONGD (Puno), Instituto de Estudios de las Culturas Andinas - IDECA (Puno), Derechos Humanos y Medio Ambiente - DHUMA  (Puno), CooperAcción, PASSDIH (Junín), CEAS, AMAS (La Libertad), Natura (Áncash) y GRUFIDES (Cajamarca).

Fuente / Fotos: Comunicaciones RED MUQUI

Los asistentes al Foro Público internacional “Experiencias de vigilancia ambiental participativas y políticas públicas para la gestión sostenible de los recursos naturales en América Latina” realizado en la ciudad del Cusco el día miércoles 09 de noviembre del 2016, provenientes de los países de Colombia, Ecuador, Bolivia, y de diversas regiones andinas y amazónicas del Perú, nos dirigimos a la opinión pública peruana para manifestar lo siguiente:

  1. Planteamos la necesidad de fortalecer la institucionalidad ambiental en el Perú, devolviendo a la Oficina de Evaluación y Fiscalización Ambiental – OEFA, sus funciones sancionadoras, para que ejerza los medios coercitivos necesarios para exigir a las empresas el cumplimiento de la normativa y estándares ambientales, a fin de evitar mayores impactos ambientales y sociales. Por ello exigimos que se discuta y apruebe el proyecto de ley presentado ante la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos, Afroperuanos, Ambiente y Ecología del Congreso de la República.
  2. Fortalecer el marco de la gestión ambiental en el Perú, con el reconocimiento de los más de 30 Comités y organizaciones que realizan acciones de vigilancia y monitoreo ambiental participativo en nuestras regiones andinas y amazónicas, y los resultados que sus actividades generan, como primer eslabón de alerta temprana dentro del sistema nacional de gestión ambiental. Actualmente existe una iniciativa legislativa denominada “Ley para la articulación de la vigilancia y monitoreo ambiental ciudadano e indígena en el sistema nacional de gestión ambiental” que fue presentado en el Congreso de la Republica y que busca reconocer a estos vigilantes y monitores ambientales comunales.
  3. Revisar los marcos normativos y las políticas públicas que flexibilizan las garantías sobre territorios de las comunidades, buscando eliminarlas despojándolas de sus territorios y obligándolas a desplazarse, desregulando los estándares ambientales, y limitando la institucionalidad ambiental, que no recibe el apoyo necesario para ejercer sus limitadas funciones de fiscalización.
  4. Recuperar el carácter vinculante de la Zonificación Económica y Ecológica y el Ordenamiento Territorial, como mecanismos que establezcan niveles de protección a las cabeceras de cuenca, ecosistemas frágiles generadores de recursos hídricos, y zonas de producción de alimentos que permitan la soberanía alimentaria para el Perú.
  5. El crecimiento indiscriminado y sin mayores restricciones de concesiones otorgadas para actividades extractivas, sin que además haya mecanismos adecuados de participación ciudadana y consulta previa, genera mayor impacto en las actividades económicas locales como la agricultura familiar, la que además no recibe apoyo de parte de las entidades correspondientes del Estado. De esa manera nuestra economía no se puede diversificar y sigue siendo dependiente de las actividades extractivas, sin que nuestras comunidades tengan derecho a elegir sus modos de vida.

Esperamos que el Congreso de la República y las instancias competentes del Poder Ejecutivo, tomen en consideración las preocupaciones que planteamos y acojan  las propuestas que consideramos son importantes para lograr la prevención de los conflictos sociales, una mayor participación de las comunidades andinas y amazónicas, y con ello una mejora en la calidad de vida de las peruanas y peruanos.  

Cusco, 09 de noviembre del 2016.

RED MUQUI participó en la Semana Internacional de la Vigilancia Indígena, aportando sus, experiencias de éxito en monitoreo ambiental que se lleva a cabo en la sierra de nuestro país.

Durante el evento se presentaron los trabajos que se realizan con las comunidades andinas de La Libertad, Cajamarca y Cusco, quienes vienen monitoreando la calidad del agua de los ríos debido a la presencia de minería y el alto riesgo de contaminación que representan.

Las experiencias presentadas por Asociación Marianista de Acción Social (AMAS), el Grupo de Formación e Intervención para el Desarrollo Sostenible (GRUFIDES), y Derechos Humanos Sin Fronteras (DHSF), coincidieron en la importancia de contar con una ley –política pública- que reconozca el trabajo que realizan las comunidades para preservar los recursos naturales.

vigilancia0

Experiencia AMAS

La institución de miembro de RED MUQUI con mayor experiencia en impartición de monitoreo ambiental independiente es AMAS. Fue conformada en el año 2003 a raíz de la preocupación que causó la presencia de la empresa minera Barrick-Misqichilca en tres cabeceras de cuenca de la región de La Libertad.

Ronal Gabriel, técnico especializado en monitoreo de agua, afirmó que desde ese momento se ha venido implementando todo un proceso de capacitación y empoderamiento de los pobladores quienes vigilan tres cuencas en zona de influencia minera de las provincias de Otuzco, Sánchez Carrión-Huamachuco, y Santiago de Chuco (La Libertad).

“Los pobladores han trabajado en minería y conocen su alto nivel de contaminación. Ante ello, se acercan a sus autoridades locales a solicitar información, y al no obtener respuesta recurre a la iglesia a la consideran una institución confiable”, relató.

Como parte del acompañamiento en el fortalecimiento de capacidades, AMAS realiza talleres formativos, trabajos de campo, y tras la información recolectada se elaboran informes que son presentados a la sociedad civil y entidades del Estado. También recordó que AMAS comenzó a realizar un monitoreo de base antes del comienzo de las operaciones del proyecto minero. Ello ayuda a controlar la calidad de agua anualmente.

vigilancia1

La base de la impartición del monitoreo ambiental y participativo, es el taller de derechos humanos y democracia. "Lo importante de ello, es empoderar a los dirigentes, a los campesinos, a los comuneros para que defiendan sus derechos y decidan el tipo de desarrollo que necesitan desde las cabeceras de cuenca", indicó durante su exposición ante varios monitores indígenas.

Además, Gabriel indicó que AMAS imparte un taller de percepción ambiental que implica la visita de la zona de influencia de la gran minería, y el de “Formación de monitores de agua y de biota”, donde aprenden los multiparámetros del agua y georeferenciación.

Con estos equipos se obtienen resultados de la calidad de agua que son comparados con los estándares de calidad, por los mismos campesinos. De estos resultados ellos elaboran informes anuales.  

“Hemos exigido al MINAM para que se nos reconozcan los resultados de los monitoreos ambientales de la calidad del agua. En la salida de campo, los dirigentes capacitados son capaces de acompañar la labor de un técnico proveniente de un laboratorio certificado”, aseveró.

Precisamente en el 2008, en convenio con la Universidad Nacional de Trujillo, AMAS implementa otro tipo de monitoreo con macroinvertebrados, que no está legislado en el país. Además, en complementario a los procesos físicoquímicos.

vigilancia2

“Estamos desarrollando un protocolo en la zona norte con la Universidad Nacional de Trujillo. Este método con bichitos, no es costoso y es fácil de identificar por los pobladores”, anotó.

Ronal Gabriel aclaró que el monitoreo comunitario, no es necesariamente es independiente; ya que las empresas mineras y el Estado realizan monitoreos participativos con la comunidad. No obstante, el monitoreo que coordina AMAS es independiente e inopinado, y ello lo determinan las propias comunidades. “De esta manera han podido encontrar indicadores claros de contaminación”, aclaró.

“A la fecha tenemos 30 comités de vigilancia organizados en la sierra, a nivel nacional. Creemos que el proyecto de ley ayudaría a las comunidades indígenas como indicadores de alerta temprana. Además, sería bueno que una normativa también reconozca los informes que elaboran las comunidades y la Sociedad Civil, ya que poseen sustento científico”, solicitó.

Experiencia GRUFIDES

A su turno, Mirtha Villanueva, coordinadora de vigilancia y monitoreo ambiental de Grufides, comentó que a raíz de las protestas contra el proyecto minero Conga, la población se organizó y comprendió la importancia de la vigilancia ambiental.

“Tomando en cuenta que el 40% del territorio de Cajamarca está concesionado a la minería. Las mujeres de la ciudad comenzaron a capacitarte y luego replicaron sus conocimientos en comunidades rurales. El impacto de escuchar a otro campesino enseñando sobre monitoreo, es mucho mayor”, puntualizó.

En este año de experiencia hemos logrado que siete organizaciones de base de comunidades afectadas por minería, ya cuenten con información y capacidades para que puedan vigilar sus ríos, a través del estudio de macroinvertebrados.

“Ahora un vigilante ambiental habla del PH del agua, y conoce los seres que habitan en los ríos. Producto de este trabajo práctico, los mismos campesinos elaboran una guía de facilitación, así como una caja de herramientas”, expuso como experiencia.

vigilancia5

Manifestó que gracias a la RED MUQUI y a los compañeros de AMAS, se han realizado encuentros de monitores, con el fin de establecer redes de vigilantes ambientales. De esta manera se puede hacer incidencia en las autoridades.

"Los comités de vigilancia se convierten en organizaciones que pueden tratar otros temas ambientales de la localidad. El ambiente está integrado a la salud y a la educación", precisó.

Mirtha Villanueva dijo que el reconocimiento de los comités de vigilancia ambiental, parte de los gobiernos locales y regionales, a través de sus comisiones ambientales. En el caso de Cajamarca ha sido así, los siete comités de vigilancia ambiental se han formado junto con las municipalidades. “El reto es establecer línea de base en ríos que no estén contaminados”, resaltó.

Experiencia DHSF

Fredy Choquemallco recordó que DHSF acompaña en materia legal, ambiental e incidencia a las poblaciones del Cusco. Refirió que la experiencia de monitoreo y vigilancia se ha venido desarrollando en Espinar, una de las provincias más altas en donde la empresa Glencore ha asentado el proyecto Tintaya-Antapaccay en la cuenca Cañipía, desde el año 2012.

Entre los demás problemas de contaminación del lugar está el pase de 800 camiones que generan material particulado que afectan a comunidades, pastizales y animales; derrames en los ríos, de los cuales han sido cinco identificados por el OEFA, entre el 2015 y 2016.

En medio de esta situación, SENASA, OEFA y ANA han venido insistiendo en que la contaminación se da manera "natural" ya que la zona es mineralizada con metales pesados, y la muerte de los animales se debe a que los comuneros “no saben hacerse cargo”.

Es así que las nueve comunidades que habitan a lo largo de la cuenca Cañipía decidieron organizarse. Con el acompañamiento de DHSF, conformaron sus comités ambientales en asamblea comunal.

“Como organización de la Sociedad Civil visitamos a las comunidades, facilitamos capacitaciones, nos juntamos a debatir y a buscar soluciones a los problemas ambientales de la zona. Ahora también participan los institutos, colegios y universidades”, anotó el ingeniero de DHSF.

vigilancia4

Durante su presentación explicó que, al capacitarse, las comunidades se fortalecen y ganan seguridad cuando manejan las herramientas de monitoreo especializado.

“Manejar los instrumentos no es tan difícil. Un kit de monitoreo portátil usa reactivos, y los equipos multiparámetros se basan en temperatura, PH, alcalinidad, nitidez y el nivel del caudal. Luego que se recogen los datos, se analizan en cuadros estadísticos y se toman decisiones de incidencia”, detalló.

vigilancia3

Como parte del resultado de trabajo que DHSF realiza desde el año 2013, Fredy Choquemallco indicó que la cuenca Cañipira cuenta con una red de monitoreo, dividida en ocho puntos: la parte alta donde se encuentra el proyecto minero Antapaccay, la media y la baja. Finalmente añadió que las comunidades han elaborado un inventario de recursos hídricos como parte del trabajo de campo.

DATO:

Del 24 al 26 de octubre se desarrolló la  SEMANA DE LA VIGILANCIA INDÍGENA, jornada en la que se presentaron aprendizajes y avances sobre las tareas de vigilancia que vienen desarrollando y que se evidencian como una solución frente a emergencias ambientales como las vividas en los últimos años en el país.

Fotos: DHSF / Comunicaciones RED MUQUI

DEL 24 AL 28 DE OCTUBRE

La Asociación Marianista de Acción Social (AMAS) y representantes de organizaciones amázonicas, dieron inicio a la Semana Internacional de la Vigilancia Indígena (del 24 al 28 de octubre) al respaldar el proyecto de ley que pretende reconocer la labor de los monitores ambientales de ríos y nacientes.

En el marco de este evento, las organizaciones indígenas y vigilantes desde distintas partes del Perú, anunciaron que compartirán sus experiencias de sistemas de vigilancia y monitoreo ambiental de los impactos negativos producto de los desastres ambientales, así como de las actividades extractivas que se desarrollan en sus zonas.

vigilancia24 3

Por parte de RED MUQUI, Ronal Gabriel (AMAS), invitó a que los legisladores conozcan cómo es que las comunidades se organizan para cuidar la calidad del agua de sus ríos y los resultados que han venid obteniendo en los últimos 12 años en la sierra de la región La Libertad.

“Es necesario involucrar a los más de treinta comités de vigilancia ambiental que se encuentran en nuestra sierra a nivel nacional, ya que son poblaciones que se vienen empoderando en el monitoreo ambiental tras varias capacitaciones y talleres que siguen para mejorar su labor”, señaló.

vigilancia24 4

Por su parte el congresista por el Frente Amplio, Oracio Pacori, recordó que esta iniciativa legislativa es resultado de más de dos años de trabajo participativo entre las organizaciones indígenas y las de sociedad civil, que impartió una serie de talleres, capacitaciones y salidas de campo.

Asimismo, remarcó que existió un proyecto de ley similar que fue revisado por diversos ministerios y órganos adscritos de los sectores Ambiente, Agricultura, quienes presentaron recomendaciones de mejora, a excepción del Ministerio de Energía y Minas (MEM) que mostró rechazo por la iniciativa.

“Desde hace 10 años existe una demanda por reconocer la vigilancia y monitoreo ambiental. Los pueblos indígenas conocen, gestionan y protegen sus territorios. Además existe un trabajo sostenido y desarrollado por los monitores comunitarios que pueden identificar impactos ambientales”, resaltó.

vigilancia24 2

Finalidad

La vigilancia y monitoreo socioambiental indígena y ciudadano, tiene el potencial de prevenir conflictos socioambientales a través de la instauración de un diálogo directo e institucionalizado entre el Estado y las organizaciones representativas de la población local.

De igual manera, ayudaría a mejorar y fortalecer el sistema nacional de gestión ambiental aportándole mayor información sobre la realidad del campo y alertando de forma temprana acerca de potenciales desastres ambientales. Al prevenir estos desastres, también se generaría un ahorro importante en términos, por ejemplo, de remediación y salud pública.

Desde siempre, los pueblos indígenas y poblaciones locales vienen realizando labores de vigilancia, la cual se presenta como una estrategia de gestión territorial, ambiental y social en zonas remotas de nuestro país, donde muchas veces el Estado no está presente.

En definitiva, este proyecto de ley propone recoger una labor que ya se viene realizando desde los pueblos indígenas y poblaciones locales, reconociéndola e institucionalizándola para permitirle aportar y mejorar la gestión territorial, ambiental y social en nuestro país.

Los congresistas del Frente Amplio, Oracio Pacori y Tania Pariona, expusieron la finalidad de la propuesta legislativa (N° 336/2016-CR) para la ARTICULACIÓN DE LA VIGILANCIA Y MONITOREO SOCIO-AMBIENTAL CIUDADANO E INDÍGENA EN EL SISTEMA DE GESTIÓN AMBIENTAL para mejorar la gestión territorial y ambiental en el Perú.

Ahora se espera que este proyecto de ley -ingresado el 29 de setiembre- sea discutido próximamente en la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecología (CPAAAE), presidida por la congresista María Elena Foronda, quien además es la autora de la propuesta.

Estas experiencias y ventajas ubicadas a lo largo del territorio nacional, se reunirán del 24 al 26 de octubre en la SEMANA DE LA VIGILANCIA INDÍGENA a realizarse en la ciudad de Lima. En esta jornada se presentarán aprendizajes y avances sobre las tareas de vigilancia que vienen desarrollando y que se evidencian como una solución frente a emergencias ambientales como las vividas en los últimos años en el país.

Organizaciones que apoyan y aportaron en la propuesta:

RED MUQUI a través de sus instituciones miembro que trabajan experiencias de monitoreo ambiental como AMAS (La Libertad), Grufides (Cajamarca) y Derechos Humanos Sin Fronteras (Cusco); AIDESEP, sus bases regionales y federaciones como Organización Regional AIDESEP Ucayali - ORAU; la Asociación Cocama de Desarrollo y Conservación San Pablo de Tipishca - ACODECOSPAT (Loreto); Consejo Machiguenga del Río Urubamba – COMARU (Cusco); y la Central Asháninka del Río Ene – CARE (Junín), Organizaciones Indígenas que conforman el Pacto de Unidad como ONAMIAP y CNA. 

Fotos: Comunicaciones RED MUQUI

DESDE LAS COMUNIDADES

  • Propuesta nació de RED MUQUI y sus miembros que trabajan en la macrorregión norte del Perú
  • Este sería el resultado de la capacitación en monitoreo comunitario por parte de AMAS y GRUFIDES

En un periodo de 5 años, las organizaciones de la macrorregión norte de la RED MUQUI esperan conformar una red nacional de comités de vigilancia ambiental de ríos y cabeceras de cuenca, integrada por diferentes comunidades y centros poblados de diferentes regiones del país, y que sea resultado de los talleres de capacitación que se imparten a nivel local, indicó Paulo Mejía Sáenz, coordinador del equipo técnico de conformación de comités de vigilancia y monitoreo ambiental del Grupo de Formación e Intervención para el Desarrollo Sostenible (GRUFIDES).

“Desde RED MUQUI se ha contemplado la conformación de una red nacional de monitores ambientales, a largo plazo, es decir en unos 5 años. Sin embargo, es necesario que se comience a articular la red a nivel local y luego ir expandiéndola a un nivel regional y finalmente, nacional”, reveló.

Por el momento, GRUFIDES tiene planeado un encuentro de comités locales conformados en Cajamarca, a fin de que intercambien ideas, problemáticas propias y potenciar debilidades. “No todos los comités tienen los mismos conocimientos o aprendizajes, estamos frente a diferentes culturas y costumbres”, recordó Mejía.

Último taller fue en Cajamarca

La RED MUQUI, la Asociación Marianista de Acción Social (AMAS), GRUFIDES y el Gobierno Regional de Cajamarca, organizaron el I Encuentro Macro Norte de Comités de Vigilancia Ambiental que se llevó a cabo el 8 y 9 de junio se llevó a cabo en la ciudad de Cajamarca (región Cajamarca).

monitoreo1

En este taller de capacitación congregó a treinta personas provenientes de las regiones de Áncash, Cajamarca, La Libertad y Lima; entre los participantes hubo líderes de comités de vigilancia ya conformados, organizaciones sociales y algunos miembros de la RED MUQUI que buscan replicar esta experiencia en sus zonas de trabajo.

Este encuentro tuvo como objetivo comités de vigilancia conozcan las herramientas de medición de la calidad del agua, de acuerdo a la presencia de macroinvertebrados (insectos por lo general) que actúan como bioindicadores, ya que su presencia indican el estado de la calidad del agua (grande, media o baja).

En esta oportunidad, participaron seis comités de vigilancia y monitoreo que fueron conformados y convocados por GRUFIDES, en los distritos y centros poblados de Magadalena, Juanchu Puquio (La Encañada) Cushunga, Jesús y Porcón (Cajamarca). Cada uno de los comités trabaja en un río independiente, diferentes subcuencas que se encuentran mayormente en zonas de influencia minera para ver la afectación del agua en calidad y cantidad del caudal, que es la problemática.

“AMAS es una de las pioneras en el monitoreo con macroinvertebrados, es por ello que GRUFIDES viene trabajando coordinadamente con ellos, para que desde su experiencia de formación de comités en Otuzco (La Libertad), puedan repotenciar los conocimientos que poseen los comités cajamarquinos, el uso de otras herramientas y las terminologías ya que hablamos de órdenes, nombres científicos y familias de los diferentes insectos, lombrices, caracoles, etc.”, señaló Paulo Mejía.

El técnico en monitoreo indicó que GRUFIDES ha implementado kits de herramientas básicas para realizar trabajo en campo y fáciles de utilizar para la población que participa de los comités. Este equipo consta de una red para recoger muestras de macroinvertebrados, fuentes de plástico y termómetros que son básicos para trabajar sobre parámetros de temperatura y PH, y así determinar el estado del agua.

“Con ello esperamos sostener a estos comités en el tiempo, ya que aun no hay fondos suficientes para comprar equipos con multiparámetros fisicoquímicos. Mientras tanto se apunta que los pobladores tengan un nivel más técnico, aprovechando que se cuenta con el apoyo de las municipalidades provinciales y distritales, así como del gobierno regional a través de área de Recursos Naturales”, dejó entrever.

Importancia de los talleres

monitoreo2

Manuel Hora, responsable del área ambiental de AMAS y principal expositor de este taller de capacitación de monitores, remarcó cómo es que el monitoreo ambiental comunitario se realiza con independencia y de forma inopinada, es decir, la comunidad se encarga de los procesos en cualquier momento y se maneja con cierta autonomía, para que los resultados puedan ser confiables.

Al mismo tiempo, Hora lamentó que los comités aun no estén reconocidos como parte del Sistema de Gestión Ambiental y muchas veces no sean tomados en cuenta por Estado. Paulo Mejía de GRUFIDES, coincidió en que se busca el reconocimiento de los comités y que estos tengan participación durante todo el año en la problemática social de la contaminación de cabeceras de cuenca.

En ese sentido, Manuel Hora, técnico de AMAS, indicó que, si bien muchos de los miembros de los comités ya han participado como observadores en un monitoreo y vigilancia, no tienen mucho conocimiento sobre cómo funciona este proceso; es por ello que estos talleres de capacitación son importantes. Mejía agregó que hace falta que los comités de vigilancia pasen por unos 3 o 4 talleres prácticos, en promedio, ya que el tipo de monitoreo con macroinvertebrados tiene una parte muy técnica con la que se deben familiarizar.

Temas del taller

  • Agua y medio ambiente: Importancia del agua importancia y su relación con el medio ambiente, así como las consecuencias de su alteración.
  • Monitoreo de agua: Importancia, criterios válidos para un muestreo, los pasos y conocimiento del ciclo de un monitoreo y  latoma de decisiones según la calidad de agua.
  • Conocimiento de los macroinvertebrados y monitoreo: qué seres conforman este grupo, hábitat, naturaleza y características, materiales y técnicas de captura, cómo determinar la calidad del agua según su presencia y determinación de los puntos de monitoreo a lo largo de un río.
  • Construcción de plan monitoreo: Parte físicoquímica y de acuerdo a la presencia de macroinvertebrados.
  • Trabajo de campo en el río Cajamarquino: Monitoreo de macroinvertebrados y parámetros complementarios
  • Otros: Comentarios de salida al campo, georreferenciación, diagnostico realidad local (mapeo participativo), realidad ambiental, Organización (aliados/opositores), aspectos económicos y políticos, según su localidad.

Fotos: Comunicaciones RED MUQUI

DESDE HACE 1 AÑO

vigilancia

Desde que fue ingresado a la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecologías, en noviembre del 2014, el proyecto de Ley N° 3937 “Ley de Vigilancia y Monitoreo Ambiental y Social Ciudadano e Indígena en el Sistema Nacional de Gestión Ambiental”, sigue esperando su debate y aprobación para que pueda pasar al pleno del Congreso.

Este proyecto de normativa ha tenido un proceso de elaboración de dos años (2013 y 2014), en conjunto con las federaciones de comunidades campesinas e indígenas, además de haber sido diseñado y discutido con especialistas legales y técnicos, incluso con los ministerios involucrados, entre enero y abril 2015.

Pese a que en los dos últimos años los representantes de comunidades campesinas e indígenas han sido invitados a debatir y explicar la importancia del mismo, los integrantes de la comisión de Pueblos no terminan de probar esta iniciativa que podría evitar la proliferación de más conflictos socioambientales, así como ayudar a la gestión ambiental del Estado.

En reunión de trabajo, los asesores de los congresistas que componen este grupo de trabajo recibieron a algunos líderes indígenas, así como a representantes de la sociedad civil entre los que destacaron la RED MUQUI, y sus miembros, Red Uniendo Manos Perú y la Asociación Marianista de Acción Social (AMAS).

Qué se propone

astevigilancia

EL proyecto promovido por la congresista Verónika Mendoza, propone que las Organizaciones de vigilancia y monitoreo ambiental y social (OVMAS) formen parte del Sistema Nacional de Gestión Ambiental, sin dejar de mantener su autonomía, tanto de las empresas extractivas, como del Estado.

De igual modo, se propone que los reportes de las OVMAS sean incorporados al Sistema Nacional de Información Ambiental, y de esta manera sirvan de insumo para la línea de base de los Estudios de Impacto Ambiental (EIA) para cualquier evaluación o programa de gestión ambiental. Así las OVMAS ayudarán a la evaluación y supervisión ambiental de las empresas, así como a la fiscalización.

Otro aporte es el carácter preventivo del proyecto debido a las alerta sobre áreas críticas, es decir, áreas donde no se puede vivir debido a la contaminación. Las otras áreas son las de sobrevivencia, espacios mínimos que una población necesita para subsistir sin que se les impongan actividades extractivas.

A largo plazo, esta iniciativa de ley busca llevar formar una red nacional de articulación y de protección y conservación del territorio y del ambiente. De extenderse el trabajo de los monitores se puede tener una visión integral nacional frente a lo que hace la OEFA.

Opiniones favorables desde el Estado

El asesor de la congresista Verónika Mendoza, Juan Aste, comentó que, en general el proyecto ha tenido buena acogida en la Dirección de Calidad Ambiental del Ministerio del Ambiente (MINAM) y que, en el caso del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), se sacó un reglamento en el que se incluye la participación de los ciudadanos de las comunidades, en caso ellos dirijan o procesen evaluaciones o monitoreos ambientales. Es decir, que el proceso obligo a que el OEFA emitiera su propio reglamento.

Campesinos monitores en La Libertad

A su turno, Walter Pereda, director de la  Asociación Marianista de Acción Social (AMAS) consideró que los reportes de las OVMAS pueden completar y aportar a la labor que realizan los organismos de gestión ambiental del Estado, y sobre todo, reforzar la participación ciudadana.

“Se deben reconocer a las organizaciones de vigilancia, y de manera autónoma, estas pueden ir completando y aportando las acciones del Sistema de Evaluación y Fiscalización, al igual que al Sistema de Información Ambiental. Al tomar en cuenta, y de manera obligatoria, los reportes de las OVMAS, se pueden evaluar y elaborar instrumentos de gestión ambiental y ordenamiento territorial”, indicó.

Pereda agregó que en sus 27 años de trabajo pastoral rural, pueden concluir que las OVMAS están listas para incluso proponer áreas de emergencia ambiental, así como áreas críticas cuando la contaminación afecte la salud de las personas.

De igual modo, el directivo de AMAS resaltó la disposición para aprender la medición de la calidad del agua, que tienen los campesinos de las cuencas de los ríos Chicama, Perejil, Caballo Moro y Chuyugual, (que abarcan tres provincias de La Libertad). Reconoció estos conocimientos son fácilmente incorporados en las comunidades.

“Tenemos 11 años de experiencia en trabajo de campo con el análisis del agua. En ese tiempo desarrollamos talleres informativos para que la población aprenda a actuar en el monitoreo de la calidad del agua. De igual modo tenemos un taller donde, hasta ahora, formamos monitores de agua donde aprenden a manipular los equipos de monitoreo in situ, y también a cómo contabilizar macro invertebrados para determinar si su agua es limpia o no”, comentó.

Durante su intervención en la comisión de Pueblos del Congreso, Walter Pereda presentó el informe “Monitoreo Independiente de la calidad del agua 2014 en zonas de impacto de la gran minería en La Libertad”.

Los resultados de 11 años de estudio que muestran evidencias del deterioro de los ecosistemas de las cuencas de los ríos Perejil, Caballo Moro y Chuyugual, a raíz de la actividad minera de la empresa Barrick que viene desde el 2005, y la aplicación de la Ley N° 30230 (Ley que establece medidas tributarias, simplificación de procedimientos y permisos para la promoción y dinamización de la inversión en el país).

“Los campesinos del lugar no confían en la actividad minera. A nosotros se nos ha acercado diversos dirigentes de rondas campesinas ante las actividades mineras de la empresa Barrick, algo que los mantiene en alerta debido a la mala experiencia que tienen con las mineras, que desde hace 100 años han contaminado el río Moche”, puntualizó.

Generar confianza con la población

En otro momento de la sesión, el director de la Red Uniendo Manos Perú, Conrado Olivera, señaló que es necesario que el Estado acepte realizar monitoreos ambientales participativos para iniciar un proceso de confianza y transparencia.

“Necesitamos la obligatoriedad de que el Estado nos garantice un ambiente sano. Lamentablemente, los monitoreos (ambientales) que realiza el Estado no son creíbles ante la población porque las mismas están siendo afectadas y tienen evidencias de ello, entonces se requiere de una articulación de las comunidades, el Estado y las personas que viven allí para realizar un monitoreo participativo, sino no vamos a llegar a nada”, recomendó.

Olivera acotó que por medio de la articulación y la confianza, se concerta una mejor propuesta de gobernanza y gestión ambiental. También instó a la comisión, a que se acelere la aprobación de este proyecto de ley.

Estado monitorea con permiso de empresas

En otra parte de la sesión ordinaria de la comisión de Pueblos del Congreso, también participaron algunos líderes de comunidades indígenas en cuyas comunidades se ha llevado a cabo la experiencia de las OVMAS. Aquilio Marcelo, Jefe del Consejo Machiguenga del Río Urubamba – COMARU, cuestionó como es que las acciones de monitoreo ambiental a cargo del Estado dependen mucho de lo que las empresas permiten en la zona.

“Este proyecto debería reconocer a todos los programas de monitoreo. Queremos que estos sean independientes, porque la responsabilidad que tiene el Estado sobre los programas de monitoreo no se cumplen en algunas cuencas. Y esto es porque algunos monitoreos son financiados por empresas petroleras”, cuestionó el dirigente indígena.

Marcelo mencionó que en el Urubamba se cuenta con seis programas de monitoreo, algunos desde COMARU, unos independientes y otras en convenio con algunas empresas que operan en la zona, sin embargo, aseguró que todas estas organizaciones sociales han mantenido una posición de denuncia.

El jefe de la COMARU coincidió en que es necesario articular la vigilancia y no solo dejárselo al movimiento indígena. Además insistió en colocar sanciones y fortalecer al OEFA, como a otros organismos que evidencian una falta de recursos al no realizar los monitoreos ambientales donde se requiere.

“El Estado que asegure la sostenibilidad económica de todos los ministerios que van a las cuencas, porque yo he visto que cuando viene el MINAGRI o la OEFA para hacer evaluación y monitoreo, esos tienen que ser pagado por la empresa. Faltan mayores fondos, se andan creando ministerios y organismos que nunca ejecutan trabajos en campo”, denunció.

Cuestión de Derechos Humanos

Para, Ruth Buendia, dirigente de la Central Asháninka del río Ene, incorporar una ley de monitoreo y vigilancia ambiental social, no solo implicaría reducir los impacto en el ambiente y en la cultura indígena, sino también en los derechos humanos.

“Nosotros queremos que este proyecto de ley se debata y luego se apruebe. Es una oportunidad para nosotros como pueblos indígenas. Los encargados del sector público no fiscalizan y los especialistas no llegan porque no conocen, este proyecto permite la participación de las poblaciones indígenas. Nosotros conocemos cómo estamos afectados, además de nuestros campos”, exhortó.

 

FOTOS: Gabriela Delgado / Comunicaciones RED MUQUI / Amazonía Andina

  1. Últimas Noticias

Calendario

« Octubre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31