¡Indignante!: Impunidad e indiferencia a 24 años del derrame de mercurio en Choropampa – Cajamarca

, ,

Han transcurrido 24 años del derrame de mercurio más grande en la historia de la humanidad, ocurrió en la comunidad campesina de Choropampa, región de Cajamarca. Pese a estar plenamente identificada la empresa transportista Ransa, contratista de la minera Yanacocha, como autora de este hecho, persiste la impunidad.

2 de junio del año 2000: A más de dos décadas de registrado este desastre a la salud ambiental y humana, la población afectada por la contaminación sigue exigiendo justicia y atención integral a la salud ante el Estado peruano. Hoy, 5 de junio, en el Día Mundial del Medio Ambiente, sus demandas no pueden permanecer en el olvido, sobre todo cuando hace días se reportó la volcadura de una cisterna que trasladaba ácido clorhídrico para la actividad minera en la vía Cajamarca – San Marcos.

Grufides, institución asociada a la Red Muqui, ha recogido el testimonio de un grupo de personas que sufrió los mayores estragos de la contaminación originada por el derrame de 151 kilogramos de mercurio a lo largo de 27 kilómetros, entre la carretera San Juan y Magdalena, en medio del camino se encontraba Choropampa.

Tras este trágico suceso, y ante la vista gorda del Estado peruano, se sabe que Yanacocha propuso a los pobladores afectados firmar transacciones extrajudiciales por irrisorias sumas de dinero. Ante la necesidad y sin la debida asesoría legal, la mayoría aceptó esas condiciones, con lo cual renunciaron a su derecho a demandar a la empresa en el futuro por cualquier vía e instancia (nacional o internacional). Desde entonces, la población choropampina fue abandonada a su suerte y continúa en la lucha por sus derechos.

ESTADO AUSENTE

Fueron 271 personas afectadas por la contaminación de mercurio, según revela el Informe de Salud Ambiental: Evaluación realizada por la DIGESA en la localidad de San Sebastián de Choropampa en 2000. No obstante, el número fue mayor y a la fecha no se sabe con exactitud, puesto que autoridades de salud y medios de comunicación minimizaron el hecho.

El mercurio es perjudicial para el sistema nervioso, inmunitario y digestivo, así como para los pulmones y riñones, por lo cual la exposición a este tóxico es gravísimo.

Jhina Guerrero Martínez fue una de las pacientes. Tenía 8 años cuando por primera vez tuvo contacto directo con el mercurio. Al principio le llamó la atención esa sustancia y creyó que era azogue, un líquido parecido al color del mercurio que se utiliza en la sierra para curar el susto o mal de ojo.

Al día siguiente la empresa minera colocó un cartel que decía “Se compra mercurio”. Ella, como muchos otros niños y adultos recolectaron dicho líquido tóxico, no conocían las medidas mínimas de protección, y no se imaginaban que serían víctimas de daños irreversibles y permanentes en su salud.

“Pasaron los años y empecé a tener problemas con la vista. Cuando terminé la universidad, trabajé, ahorré y decidí operarme, (por lo que) me hicieron 5 cirugías oculares. El año pasado pasó lo peor; en pleno año nuevo me empezaron a doler las manos, luego el hombro, la pierna, la rodilla… Me atendí en tres clínicas en Lima y los doctores coincidieron en que tengo la enfermedad mixta del tejido conectivo”, expresó Guerrero que hoy tiene 32 años y no tiene un seguro que le cubra este tratamiento médico.

ACTITUD CRIMINAL

De acuerdo al informe que elaboró la Defensoría del Pueblo en 2001 a partir de los testimonios de la población, autoridades locales y noticias publicadas por medios de comunicación e investigaciones, el “personal de la minera Yanacocha inició una campaña de recuperación del mercurio comprándolo por sumas que oscilaban entre los cien (S/ 100.00) y trescientos (S/ 300.00) soles por kilogramo, asegurándose que el mercurio no era un material tóxico”. Hasta utilizaron una balanza de propiedad de una pequeña tienda dentro del pueblo para establecer el sistema de recompra.

Otro de los entrevistados, Salomón Saavedra Alvarado recordó las promesas ofrecidas por la empresa Yanacocha y la indiferencia de cada gobierno de turno.

“Nos ofrecieron médicos, nos ofrecieron arreglar nuestro pueblo, tantas cosas y nunca han cumplido. Ya son 24 años y no hay justicia. Nosotros buscamos la salud, tener un seguro, que nos traigan médicos, especialistas. No estamos pidiendo el sueldo de un trabajador de Yanacocha. Estamos pidiendo al Estado que se responsabilice”, refirió.

Los efectos nocivos a la salud también han alcanzado a integrantes de una misma familia, relató Juana Martínez. “En Choropampa hay (alta tasa de) mortalidad y enfermedad. No solamente yo estoy (enferma), no solo son mis hijos, mi esposo, es el pueblo en general. Yo solo pido justicia”, declaró entre sollozos.

De la misma manera, Santos Novoa y Juana Chuquiruna pidieron acceso a un seguro que cubra un tratamiento médico especializado por tratarse del derecho a la salud.

Para Pablo Abdo, abogado de Grufides, la justicia ha fallado en reparar justamente ese derecho en Choropampa debido a que la Corte Superior de Justicia de Cajamarca tuvo dos criterios ambiguos. El primero se basa en los valores de la Organización Mundial de la Salud para que una persona sea considerada afectada por el mercurio, en tanto, el segundo asegura que debe tener un nivel más alto en la sangre y/u orina.

“Esta ambigüedad de criterios, hoy nos lleva a una necesidad de que la Corte Suprema de Justicia tenga que unificar el concepto. Los datos son muy claros, si yo supero los veinte puntos, ya estaría dentro de la afectación. Si yo supero los cincuenta puntos ya estoy en un nivel tóxico, y si supera los ciento cincuenta, estoy dentro de un nivel de letalidad. El Código Civil habla de no dañar a otro, el solo daño, por más mínimo que sea debe ser reparado”, explicó.

ACCIONES COLECTIVAS

Las familias afectadas de Choropampa – Cajamarca han venido participando de la Plataforma Nacional de Afectadas y Afectados por Metales, Metaloides y otras Sustancias Químicas Tóxicas desde donde se viene exigiendo la implementación del Plan Especial Multisectorial, el cual tiene por objetivo la atención médica especializada de las personas que padecen enfermedades producto de la contaminación por metales tóxicos.

Si deseas saber más sobre este caso, puedes darle clic aquí:

Choropampa. El precio del Oro

Choropampa, tierra de nadie

Nota redactada con información proporcionada por Grufides