Las Bambas, los “parapolicias” y una nueva estrategia para abusar de derechos

Por: Jaime Borda / Secretario Ejecutivo de Red Muqui

Las últimas semanas de abril y las primeras semanas de mayo el epicentro de la conflictividad socioambiental han estado ubicados en el corredor minero del sur, en Cotabambas – Apurimac y el proyecto minero Las Bambas. Al momento los intentos de diálogo por parte del gobierno de Castillo y del Premier Anibal Torres han sido infructuosos. Por un lado el gobierno no cuenta con una política clara de atención a los conflictos y por el otro las comunidades ya no creen en las mesas de diálogo de antaño, debido al incumplimiento de los acuerdos, entre otros cuestionamientos. A esta situación hay que añadirle que este gobierno finalmente ha recurrido nuevamente al uso de la fuerza, la violencia y la represión en la gestión de los conflictos, llegando a declarar nuevamente en “Estado de Emergencia” a las comunidades aledañas al proyecto minero.

Además de esta situación, es importante señalar que hay dos hechos preocupantes que se registra en el caso de Las Bambas y que involucra a la empresa minera. El primero de ellos es lo ocurrido el pasado 27 de abril, cuando, en un intento de desalojo violento de las comunidades de Fuerabamba por parte de la PNP, se hizo pública la presencia de un grupo de personas vestidas con indumentarias de la policía. En un video divulgado por el mismo grupo, señalaban que habían sido contratadas por la empresa para participar en el desalojo de las comunidades. Al respecto, ni la PNP ni la empresa minera se han deslindado de este grupo “parapolicial”. Así mismo, la semana pasada se ha hecho pública nuevamente una denuncia por las redes sociales, donde se señala la presencia de fuerzas de choque denominado los “Iracos” y que habrían sido contratados por la minera Las Bambas. Con el objetivo de contener y desalojar a las comunidades de Fuerabamba y Huancuire si fuese necesario de forma violenta. Al respecto hay audios y varias fotografías que dan cuenta de ello y que fueron desvelados primero por la corresponsal del diario español El Pais Jacqueline Fowks, información  después replicada por varios otros medios.[1]

Estos dos últimos hechos, que involucran a la minera Las Bambas y la PNP, lo que evidencian es que, estamos ante una nueva estrategia del uso de “mercenarios” especializados en el uso de la fuerza, en la gestión de los conflictos mineros con las comunidades .Cuya principal característica es que utilizan “civiles” vestidos de policía, constituyéndose en una especie de grupos “parapoliciales o paramilitares” que actúan sin control y de manera ilegal para reprimir y violentar a las comunidades. Los hechos son graves, dado que operan fuera de la ley para abusar de los derechos humanos, y lo más grave aún es que la empresa minera Las Bambas y la PNP no han negado, ni desmentido su vinculación con estos grupos. Parece que atrás quedaron los estados de emergencia y los convenios entre empresas mineras y la PNP, ya que para ellos estaríamos en otro momento de la conflictividad social, en el que los derechos humanos no son tan importantes.

[1] https://www.pulsoregional.pe/2022/05/13/las-bambas-estaria-contratando-a-mas-parapolicias-para-enfrentar-a-campesinos/