A través de una nota de prensa del 2 de febrero, la junta directiva del Sindicato de Obreros Mineros de Shougang Hierro Perú y Anexos alertó que ya iban 4 fallecidos durante el mes de enero a causa del Covid-19 y, el día de ayer, 4 de febrero, a través de una comunicación telefónica, su secretario general, Julio Ortiz, confirmó la muerte de un trabajador más que se encontraba en UCI en Ica.

El 1 de febrero los trabajadores mineros protestaron al interior de la mina para que se atienda a los trabajadores con claros síntomas de COVID-19 y se haga el despistaje vía prueba molecular, debido a que cuando les hacen la prueba de descarte, sea prueba rápida o molecular, solo les mencionan los resultados verbalmente y los trabajadores no tienen un seguimiento médico a pesar de continuar con los síntomas del coronavirus y ya registrarse 5 trabajadores fallecidos, señala el secretario general del sindicato. Lo que están haciendo los trabajadores con síntomas de covid es salir del trabajo y acudir al centro de salud de la ciudad de Marcona, que funciona en un container, o acudir al hospital de Ica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lamentablemente, además de las 5 muertes, hay 3 personas en UCI. 2 en el hospital Rebagliati de Lima y una en Ica. Frente a estos hechos, hasta ahora la empresa minera no emite un comunicado ni a tomado acciones correctivas. El Sindicato en respuesta está comprando balones de oxígeno, buscando oxígeno medicinal y comprando medicinas para auxiliar a sus trabajadores que requieran tratamiento debido al abandono de la empresa minera. El servicio médico de vigilancia en la salud de la empresa prácticamente no funciona, «no hace ni rastreo de contactos con las personas que han estado con los trabajadores que tienen síntomas de covid», mencionó el secretario general, Julio Ortiz, y el sistema de salud en Ica ya está colapsado.

El año pasado, iniciada la emergencia sanitaria, la empresa minera instaló carpas, baños portátiles y otros espacios precarios donde agrupan entre 10 a 15 trabajadores, que ha llegado a niveles de hacinamiento debido a que comparten un solo baño. Las carpas son pequeñas y los camarotes están muy cercas. La empresa instaló estas carpas para que los trabajadores no vayan a su casa todos los días como ocurría anteriormente y así el virus se difumine más, debido a que la mina se encuentra dentro de la misma ciudad de Marcona; sin embargo, vivir en condiciones de hacinamiento dentro de la mina, está generando que hayan más contagios.

«La empresa tiene un papel muy duro con los trabajadores en Marcona, no es responsable de seguir un cuidado médico. Para ellos ha muerto cualquier trabajador, contrata a otro y reemplaza al trabajador que ha muerto».

Frente a estos hechos, el Sindicato y la Federación Nacional de Trabajadores Mineros exigen la inmediata intervención de SUNAFIL y el Ministerio de Salud para que detengan esta situación que pone en peligro la vida de más trabajadores y del pueblo de Marcona. Entre las exigencias, precisan que es urgente la contratación de médicos especialistas, medicinas, una creación de una planta de oxígeno, evacuación de todas las personas que presenten síntomas y la realización de un convenio con una clínica que cuente con camas UCI frente a alguna situación de emergencia debido a que el sistema de salud está colapsado en la región.

En octubre del año pasado, el secretario general del sindicato Julio Ortiz declaró que la empresa «tiene una sanción interpuesta por SUNAFIL, por un monto de 564 mil soles, por faltas graves y muy graves, por no cumplir con la normativa de Seguridad y Salud en el Trabajo, frente al riesgo de la exposición de Covid-19»; sin embargo, nada ha cambiado.