La incansable defensa del valle de Tambo por el agro y la vida 

Por: Jaime Cesar Borda Pari 

Secretario Ejecutivo de Red Muqui

Ante el anuncio de reiniciar las actividades del proyecto Tía María por parte de la empresa minera Southern Perú se han reactivado las voces de preocupación desde el valle de Tambo, ya que la empresa finalmente ha decidido avanzar con el proyecto con una inusitada complicidad del ministro de Energia y Minas Romulo Mucho, luego de que este fuese interpelado en el Congreso por tener negocios directos con la minera Southern y otras mineras en el Perú. Como era de esperar, la población del valle de Tambo y sus organizaciones han anunciado una serie de movilizaciones para esta semana e inclusive se viene analizando la posibilidad de convocar un paro indefinido próximamente. Este anuncio de la empresa es claramente un acto de provocación y llamado a la movilización en el valle, ya que tanto el Ejecutivo como la empresa saben que la mayoría de la población se opone a este proyecto.

Los temores de los agricultores del valle tienen fundamentos válidos, pues la empresa desde un inicio no ha sido transparente con el proyecto. Así, la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) le realizó 138 observaciones en su momento, las que no fueron subsanadas en su totalidad. Entre las preocupaciones más apremiantes se halla el temor de contaminación del río Tambo, principal fuente de agua de consumo y de irrigación del valle, por tanto de la actividad económica agrícola. Aparte de estos temores, expresados en las consignas de las numerosas protestas que ha realizado su población, sus principales líderes y dirigentes han sido criminalizados y estigmatizados. Varios están cumpliendo sentencias injustas y otros tantos se encuentran en la clandestinidad. Como saldo nefasto que ha significado la resistencia de los habitantes a la imposición del proyecto y la respuesta represiva por parte del Estado, no se puede dejar de recordar las 10 personas que han muerto y la decena que han sido heridas en el transcurso de este conflicto, sin que hasta ahora hayan avanzado las investigaciones contra las responsables de estos hechos. 

Por todo ello, nos parece sumamente preocupante e irresponsable que ahora se anuncie el inicio del proyecto, sabiendo que el valle de Tambo es uno de los valles más fértiles del sur peruano, donde se producen papa, arroz, cebolla, ajo, entre otros productos e inclusive los exporta a Bolivia. Por lo tanto, no se puede decir que esta población no cuenta con actividades económicas propias; por el contrario, gracias a sus esfuerzos genera miles de puestos de trabajo en la zona, entre otros beneficios. Por parte de la empresa, lo único que podemos apreciar es un poder minero buscando imponer un proyecto por la fuerza, que no ha sido capaz de entender el mensaje de un pueblo que ha dicho que no quiere minería en su territorio y también hemos visto a un Estado claudicar a su rol garante de derechos de la población. Seguramente, lo que vamos a ver en los próximos días es una población movilizada que va a defender su dignidad y su principal actividad económica basada en la agricultura.  

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Últimas noticias

Pronunciamientos

Pronunciamiento: ante los ataques contra Rocío Silva Santisteban

SEGUIR LEYENDO

Comunidades, Muqui Informa

Comunicado de la CUNARC – PERÚ (22.06.15)

SEGUIR LEYENDO

Pronunciamientos

COMUNICADO RED MUQUI

SEGUIR LEYENDO

¿Tienes alguna pregunta?