Ante arremetida gubernamental y minera a favor de Tía María: población de Valle de Tambo reactiva su organización

, ,

Las declaraciones coincidentes entre representantes del Ejecutivo en boca del ministro de Energía y Minas, Rómulo Mucho, el Gobierno Regional de Arequipa (GRA) por medio de su titular Rohel Sánchez y el vicepresidente de finanzas de la empresa Southern Copper Perú, Raúl Jacob por reactivar a toda costa el proyecto minero Tía María ubicado en el valle de Tambo en la provincia de Islay de Arequipa también está reanimando la resistencia de la población local a la instalación minera en su territorio, ya que amenaza los ecosistemas y la producción agrícola del valle.

Entre los primeros se encuentra el espacio Lomas de Cachendo declarado en 2018 como Ecosistema Frágil por Decreto Supremo, pese a lo cual el Gobierno Regional de Arequipa (GRA) ese mismo año le cedió mediante resolución a Southern 49,5 hectáreas de este territorio como concesión por un plazo de 21 años para su proyecto Tía María. Desde entonces, la gran mayoría de población local, que vive de la agricultura, espera que se revierta esta decisión y se proteja así un ecosistema que se destaca según el estudio realizado en 2016, por el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) perteneciente al Ministerio de Agricultura, por la presencia de especies de baja resiliencia, es decir que carecen de capacidades para retornar a su estado original cuando sufren alteraciones.

Sin embargo, hacia 2019 el conflicto entre los intereses mayoritarios de la población, que mediante una consulta popular realizada en 2009 rechazó por más del 96 por ciento el proyecto Tía María, y la empresa minera quedó en compás de espera para un momento político más propicio, desde el punto de vista de los intereses empresariales, como explica el abogado de la organización de derechos humanos FEDEPAZ, David Velazco.
Esa coyuntura política esperada, al parecer, la vieron llegar los dueños de Southern con la llegada del régimen de Dina Boluarte, que desde el año pasado ha estado emitiendo declaraciones para reiniciar una multimillonaria inversión, que promete refinar 120 mil toneladas de cobre al año y crear entre cuatro y nueve mil puestos de trabajo durante su construcción, puestos que se reducirán a no más de 600 trabajadores directos, una vez instalada la infraestructura para sus operaciones.

Ante la arremetida del Ejecutivo por imponer proyectos mineros tan ampliamente rechazados como Río Blanco en Piura o en este caso Tía María, los representantes empresariales se han sumado inmediatamente. Raúl Jacob, representante de la empresa que busca explotar dos yacimientos, La Tapada y Tía María ubicados en la margen derecha del río Tambo del distrito de Cocachacra, expresó hace unos días que las condiciones sociales habrían mejorado después de años de protestas que detuvieron el desarrollo del proyecto, que, según el propio titular del Minem, Rómulo Mucho, aún carece de licencia social para avanzar,

Por ello los habitantes de Cocachacra y demás distritos en el área de influencia directa e indirecta del proyecto se están organizando nuevamente y el 5 de junio realizarán una asamblea popular en la Plaza San Francisco de la ciudad en la que decidirán los pasos a seguir, para mostrar con su presencia en movilizaciones su rechazo al deseo de reinicio de la explotación de cobre, expresado por el Ejecutivo y el gremio minero. Declaraciones a las que se ha sumado el gobernador de Arequipa, Rohel Sánchez, que ante la pregunta sobre su opinión acerca de Tía María respondió: “Arequipa es una región minera y hay que impulsar esos proyectos”.

Para llamarle la atención sobre su responsabilidad como autoridad regional en resguardar el medio ambiente, especialmente de zonas que han sido declaradas como Ecosistemas Frágiles tal como es el caso de Lomas de Cachendo, una delegación del valle de Tambo le ha entregado este miércoles una carta en la que le recuerdan las disposiciones legales que obligan al Estado a proteger estos espacios.

El exdirigente y vocero de la zona, Roger Chirapo incluso plantea que la carta con los fundamentos legales sea certificada ante notaría y en caso de que el gobierno regional no responda a los requerimientos en un plazo de siete días hábiles, presentar un proceso de acción de cumplimiento ante el Poder Judicial para hacer cumplir el Decreto Supremo de 2018 que incluyó a las Lomas de Cachendo en la “Lista Sectorial de Ecosistemas Frágiles”. En 2020, el Decreto Supremo Nro. 007 del Ministerio de Agricultura aprobó un protocolo para gestionar y proteger estos ecosistemas, asignando responsabilidades específicas al GRA.

De esta forma, mediante movilizaciones y acciones ante la Justicia, los más de veinte mil agricultores y sus familias, que viven gracias a los frutos que les brindan el valle de Tambo y el río del mismo nombre, hasta ahora libre de gran extracción minera, pretenden aumentar la presión social y obtener respuestas políticas adecuadas a sus necesidades. En el pasado reciente, su determinación de proteger sus fuentes de vida fue respondida con extrema violencia por parte del Estado, que dejó un saldo de siete muertos, decenas de heridos y numerosos dirigentes sociales perseguidos criminalmente por la fiscalía. Tal vez por ello, por representar un símbolo reconocido de resistencia a la imposición de proyectos extractivos, en los últimos días han recibido días muestras de solidaridad de otras regiones del país, como de Puno. Aquí se está realizando el quinto encuentro nacional de monitores y vigilantes ambientales, que durante la jornada del jueves realizaron un plantón en la ciudad y gritaron consignas a favor de la agricultura y en contra del proyecto Tía María.

Por el momento, la resistencia manifestada parece haber hecho reflexionar al Grupo México, casa matriz de Southern, sobre su estrategia para lograr la explotación minera y ha salido a matizar las palabras de su ejecutivo Jacob. En una aclaración de mediados de semana han dicho que si bien considerarían positivo el inicio de obras de la minera antes de fines de año, “dicha construcción empezará en el momento que se considere más adecuado, pues no tiene fecha determinada”.