Entrevista a Rolando Condori, presidente del Comité de Lucha de la provincia de Espinar; y al ex alcalde provincial de Espinar, Oscar Mollohuanca, quien fue parte de la huelga el 2012.

¿Cuál es el balance de la lucha hasta ahora?

Rolando Condori: Desde que se instaló la mesa de diálogo, viendo pros y contras se ha logrado que la empresa destine 44 millones a favor de la población. Pero no estamos de acuerdo en la forma de entrega, a través de tarjeta multiusos. La población no está contenta porque van a beneficiar a tiendas que tienen tarjeteros y así no se va a reactivar la economía local porque acá tenemos caseríos, comunidades donde no existe este uso.

Sobre otras plataformas de lucha: la contaminación ambiental; el corredor minero; la ampliación del proyecto minero Coroccohuayco; los afectados por metales tóxicos; y la emboscada que hicieron los militares y policías a la población en la noche, eso está en agenda aún.

Hasta el momento no hemos suspendido la huelga, estamos en stand bye, porque esta lucha continúa hasta que no se llegue a una solución.

Oscar Mollohuanca: La lucha actual, del 2020, es la más larga que se ha producido dentro de estos casi 40 años de coexistencia con la minería. En anteriores oportunidades las huelgas han durado máximo 8 días. 2003 fue un día y 2012, 8 días. Esto como resultado de que la empresa minera no quería aceptar el bono, pero la lucha ha arrastrado el tema ambiental pendiente. La plataforma de lucha ha tratado de acoger esto.

Finalmente, el bono ha servido como un punto para poner en agenda el tema ambiental, Coroccohuayco, reformulación del Convenio Marco y el corredor minero.

¿Cómo está funcionando la mesa de diálogo?

Rolando Condori: Hay un protocolo con el que venía funcionando el Convenio Marco, donde la empresa minera manejaba el desarrollo del convenio de acuerdo a sus criterios y también al Comité de Gestión del Convenio. Nosotros necesitamos que participe no solo el Comité de Lucha en esta mesa de diálogo sino los dirigentes de los distritos y a nivel provincial. El protocolo anterior respondía a otro escenario donde el pueblo no ha estado fiscalizando. Esta vez la lucha ha sido de todo el pueblo por eso se plantea que el alcalde provincial de Espinar modifique este protocolo y participen todos los representantes de la población.

Hemos puesto nuestra voz de protesta porque el Estado y la empresa no pueden mediar las propuestas del pueblo. Hemos planteado ser parte con voz y voto, porque solo nos quieren tener de observadores. El próximo 3 septiembre será la reunión presencial, y en estos días estamos acreditando a una terna de profesionales para tener nuestro equipo técnico, así como el Ministerio de Energía y Minas y la empresa minera también lo tienen.

El tema de fondo es la reformulación del Convenio Marco de Espinar para que la empresa minera no se inmiscuya en las decisiones del pueblo, y que el fondo destinado a través de las utilidades de la empresa minera, aumente.

¿Cómo el pueblo de Espinar ha logrado una paralización de 24 días?

Rolando Condori: Espinar ha demostrado lucha de resistencia total. Entre el frio y el hambre, por encima de la pandemia, el pueblo ha salido a luchar, a defender sus derechos, porque la empresa minera ha querido dividir y corromper a todas las autoridades. Esta vez el Comité de Lucha ha puesto al frente de que nunca más se tiene que dividir el pueblo. La empresa minera tiene la oportunidad de resarcir lo que en muchos años no han hecho.

Nosotros queremos revindicar al pueblo con sus derechos, costumbres y propuestas, aunque eso no se podrá recuperar del todo, porque la contaminación ha sido devastadora.

Esperamos que el Estado y la empresa minera puedan dar solución a todos los puntos de la plataforma de lucha, en caso contrario, este paro se pueda convertir en una lucha con todo el sur. Chalhuahuacho, Apurímac, Puno, Arequipa, caso de Tía María. Tenemos un nuevo plan de lucha macro regional del sur en que vamos a plantear nuevas leyes mineras y cambio de constitución, porque solo así revertiremos esta situación si no se dan soluciones rápidas en los temas mineros.

Oscar Mollohuanca: A diferencia de años anteriores, a nivel de barrios, todos los comerciantes, han participado. Se ha notado participación de principio a fin de manera sistemática, incluyendo a la mayoría de comunidades que han participado organizados en su distrito. Y de manera destacada, la juventud ha jugado un rol importante de principio a fin.

¿Cómo ha estado funcionando antes el Convenio Marco?

Rolando Condori: El convenio marco ha estado manipulado por la empresa minera anteriormente. Con este marco la empresa ha corrompido a las autoridades, ha trabajado para sus propios intereses, para su imagen institucional. Esta vez el pueblo se cansó. No tenemos un solo proyecto sostenible que pueda hablar bien del convenio marco. Por eso el pueblo pide: ¡basta ya! que la empresa maneje el convenio marco.

Se pide que otra entidad maneje independientemente los proyectos derivados del convenio marco, y no la fundación Tintaya de la empresa minera Glencore. Entidad que ayude a ejecutar los proyectos de desarrollo sostenible.

Oscar Mollohuanca: Ahora sale con mayor nitidez la democratización del manejo de estos fondos. El 2012, tras la huelga de varios días, se planteó, discutió, pero la empresa no aceptó. Dio la posibilidad del fidecomiso. Ahora la población plantea que el dinero se maneje autónomamente por el pueblo de Espinar, sin injerencia de la empresa minera.

En todo este tiempo no se cumplieron las clausulas principales en materia ambiental, empresarial – contrato a empresas locales para servicios a la minera -, trabajo – contrato a espinarenses-. Tras la lucha actual se ha confundido a nivel local, nacional, internacional, que el Convenio Marco es solo el tema económico y abarca más temas.

Con la reformulación del Convenio Marco puede definirse de manera clara quien tiene que implementar los mecanismos para que se cumplan las cláusulas de los acuerdos.

La Fundación Tintaya de la empresa minera Glencore ha funcionado este tiempo como un organismo técnico y político de decisión. Ahí se dan los acuerdos con las comunidades, o poblaciones que requieren proyectos aprobados para beneficiarse del convenio marco. La Fundación Tintaya se ha convertido en un pequeño gobierno local, ministerio, de la empresa minera. Antes de que lleguen las propuestas al comité de gestión del Convenio Marco, tienen que pasar por oficinas de Fundación Tintaya para tener el visto bueno. El equipo técnico autónomo que tenía el Comité de Gestión fue desmantelado.

¿Cuál es el rol de la juventud en esta lucha?

Rolando Condori: La juventud ha tomado conciencia a nivel de lo que viene. El Comité de Lucha son mayormente jóvenes. La sangre nueva barre con todo. No estamos con la perspectiva de los antepasados. Este cambio tiene que refrescar nueva sangre de Espinar. Ahora en la juventud hay profesionales y sabemos lo que queremos, lo que buscan nuestros padres, perspectiva de desarrollo sostenible. Vamos a seguir luchando con ideas y propuestas claras y con principios.