Por Jaime Borda /Secretario Ejecutivo de Red Muqui

Durante el último quinquenio y ad portas al bicentenario patrio pareciera que hemos ingresado de modo permanente a un túnel sin salida, donde todo parece tan oscuro en nuestro país. Nuestra clase política, nuestras autoridades y gobernantes, uno tras otro nos vienen demostrando que nada o muy poco ha cambiado en nuestro país: la corrupción, la argolla y angurria política llevado a su nivel más extremo, en medio de una pandemia que vienen cobrando la vida de miles de peruanos y peruanas. Los hechos recientes sobre el escándalo de los #VacunaGates nos dice mucho sobre cómo esta organizado el sistema de salud en el país, ahora sabemos que desde el expresidente Vizcarra, ministras, funcionarios públicos, ex congresistas entre otras autoridades han utilizado sus contactos para buscar aprovecharse de sus puestos para acceder a la vacuna contra el Covid-19 de manera casi clandestina. Sin duda, esta semana hemos sentido la mayor indignación ciudadana por los escándalos de los #VacunaGates.

Hace algunas horas, diversas organizaciones de la sociedad civil han emitido un pronunciamiento denominado: “RECUPERAR EL ESTADO PARA LA GENTE: Vacunación universal y gratuita, sin privilegios ni corrupción” Nos parece que este es el mensaje que debemos levantar en medio de esta crisis permanente y casi normalizada en el que nos encontramos. Se debe garantizar el proceso de vacunación para todos los ciudadanos y ciudadanas del país y esta debe darse respetando las prioridades para quienes están en la primera línea de batalla contra la Covid-19. Hay que rechazar cualquier intento del sector privado y del nuevo ministro de Salud Oscar Ugarte de pretender abrir las vacunas para el sector privado, las vacunas deben ser gratuitas y universales. Así mismo, el gobierno debe garantizar el abastecimiento del oxígeno medicinal, no es posible que nuestros compatriotas estén muriendo por la ausencia de este elemento vital, y que los buitres revendedores están haciendo su agosto a costa de la vida de los peruanos y peruanas.

De otro lado, es vital la participación de la población para vigilar y monitorear todo el proceso de vacunación, distribución de bonos, entre otros, para que no termine en manos de unos pocos o grupos con cargos públicos que se aprovechan de esta tragedia nacional, como bien señala el comunicado de las organizaciones de la sociedad civil: “A pesar de las debilidades institucionales del país, la sociedad peruana ha logrado organizarse en miles de Comités Ciudadanos Anti-Covid, ollas comunes y comedores populares gestionadas por mujeres, experiencias de participación en el primer nivel de atención en salud, entre otros.” Y cuyo texto concluye: “Queremos un nuevo Estado, a 200 años de la República, donde las personas, hombres, mujeres, pueblos indígenas, personas con discapacidad, afroperuanos, comunidad LGTBIQ y todas y todos seamos el centro de las políticas y de la economía”. Desde Red Muqui hacemos nuestras estas afirmaciones y si realmente queremos ver la luz al final del túnel, debemos hacerlo juntos, aprendiendo de nuestros errores.