Ante la amenaza de minera Río Blanco: Las comunidades y los pueblos de Piura se unen por la defensa de sus páramos y bosques de neblina

,

Informe del Área Socioambiental
Red Muqui

Con el pretexto de reactivar la economía del país, el gobierno de Dina Boluarte ha anunciado que pretende imponer nuevamente el proyecto minero Río Blanco en ecosistemas frágiles de páramos y bosque de neblina donde nacen los ríos Piura, Quiróz y Chinchipe, ubicados en territorios de las comunidades campesinas y nativas de Ayabaca, Huancabamba y San Ignacio en las regiones de Piura y Cajamarca. Se trata de un acto de provocación al conflicto que ya causó, en años anteriores la muerte de diez personas, decenas de heridos y torturados, la criminalización y persecución judicial de líderes y dirigentes sociales. Sin mencionar, que este proyecto ya ha causado daños al territorio durante su fase de exploración (entre el 2004 y el 2008), etapa durante la cual la empresa Minera Majaz, propiedad de la empresa británica Monterrico Metals, fue multada en 2005 y 2008 (MEM-DGM) por generar daños en el territorio. OSINERGMIN hizo lo propio con la empresa minera Río Blanco Copper, por afectar territorios que no formaban parte de la certificación ambiental e infringir las normas ambientales.

Las comunidades y pueblos de las zonas altas de Piura saben que el eventual ingreso del proyecto significaría un grave riesgo para los ecosistemas hídricos de los páramos y bosques de neblina que regulan el agua y garantizan la biodiversidad de la cual depende la producción agropecuaria y la vida de las poblaciones involucradas. Riesgos que se extenderían incluso a las poblaciones del bajo Piura, principalmente del Valle de San Lorenzo que producen mangos y limones de exportación. Recordemos que en 2007 en consulta vecinal a las poblaciones de los distritos Ayabaca, Huancabamba y Carmen de la Frontera, pertenecientes a las provincias de Ayabaca y Huancabamba, más del 95% votó por el agro y la vida y rechazó la presencia de la actividad minera en la zona.

Foto Red Muqui, 22 de mayo 2023 en la marcha del pueblo de Ayabaca.

Los impactos del proyecto minero Río Blanco

Río Blanco es un megaproyecto a tajo abierto para la explotación de cobre, uno de los mayores yacimientos del mundo, con 1,257 millones de toneladas de recursos con un contenido de cobre del 0,57%; y 500 millones de toneladas de reservas con un contenido de cobre del 0,63%{1}. Una inversión para extraer cobre y molibdeno que pone en riesgo a páramos y bosques de neblina de alto valor ambiental, tanto por el rol que tienen como captadores de agua para la zona como por su particular biodiversidad. Al ser una mina de tajo abierto emplazada en los bosques de neblina a 2,200-2,800 metros sobre el nivel del mar, el impacto en la superficie terrestre por excavación y barrido de la flora y fauna, el desprendimiento de polvos tóxicos al aire libre y la exposición del agua superficial a componentes nocivos podrían atrofiar la función que tienen estos ecosistemas para regular los flujos y limpieza del agua. Además, este proyecto también pone en riesgo a las fuentes de agua subterránea que desembocan en las vertientes occidental y oriental de dos grandes ríos de la zona. Aunque el Estudio de Impacto Ambiental Semi Detallado (EIA) 2008-2010{2} asegura que el proyecto no causará daños a la cuenca hidrográfica del río Quiroz, inevitablemente podría altera su caudal por estar ubicado sobre el cerro Henry´s Hill, que es el punto de salida natural de agua subterránea que alimenta las cuencas de los ríos Quiroz y Chinchipe. A su vez, el río Quiroz desemboca en el Río Chira, que aporta agua al embalse de Poechos y, mediante un trasvase, también al reservorio de San Lorenzo para la irrigación de 42,188 hectáreas agropecuarias.

En el 2003, cuatro años antes de que el consorcio Zijin adquiriera la mayoría de acciones del entonces proyecto Majaz, en el estudio del proyecto Catamayo – Chira y el Plan Director del Instituto Nacional de Recursos Naturales (INRENA) se propuso que una sección del área donde se ubicará la explotación reciba la categoría de área protegida con el nombre de “Los Páramos de Muchcapan – Huarinjas”. Sin embargo, la “deflexión de Huancabamba”, zona donde se emplazaría el proyecto, también es estratégica en términos hídricos y de biodiversidad, tanto así que el impacto directo e indirecto del Proyecto Minero Río Blanco alcanzaría a cinco áreas protegidas: los Páramos de Muchcapan – Huarinjas, Reservorios satélites de compensación Santa Rosa y Vilcazán, Santuario Nacional Tabaconas Namballe, Parque Nacional Podocarpus (en Ecuador) más el Área de Amortiguamiento, y el Área Chicuate Chinguelas. Entre las especies endémicas que se pondrían en riesgo, están el tapir de altura y el oso de anteojos que ya fueron declarados en peligro crítico de extinción mediante Decreto Supremo Nº 034-2004 AG-Perú{3}, junto a otras especies que están amenazadas o en proceso de extinción ubicadas dentro de las áreas protegidas.

En efecto, los efectos de la minería en los ríos Quiroz y Chinchipe impactarían directamente a las comunidades en Piura (Yanta, Segunda y Cajas) y en Cajamarca (San Ignacio). La economía de Piura es principalmente agraria. Con la posible disminución del agua o el deterioro de su calidad reduciría drásticamente el empleo, la producción, el ingreso de los agricultores y los trabajadores del campo, las formas organizativas y la propia vida de las poblaciones locales. Por ello, las comunidades y poblaciones en cuyo territorio se pretende establecer la explotación minera Río Blanco no han dado su consentimiento para su desarrollo. Además, en los congresos provinciales, han reafirmado el rechazo absoluto al proyecto por los riesgos que suponen a sus medios de vida. A la vez, Río Blanco Copper S.A. ha acudido en varias ocasiones a mecanismos de presión ilegítimos (según testimonios de los pobladores, la minera Rio Blanco ha ofrecido a comuneros cuantiosas sumas de dinero para cooptar su opinión dentro de las rondas campesinas y rondas comunales), y a través de ellos influenciar las decisiones de otros campesinos a favor de los intereses de la empresa. Cabe mencionar que las rondas campesinas y comunales son avaladas por el Estado Peruano bajo el Decreto Supremo Nº 025-2003-JUS{4}.

Movilizaciones y marchas constantes de las comunidades y poblaciones contra del proyecto minero Río Blanco
Durante la última movilización realizada el 22 de mayo de 2023, pobladores reiteraron su rechazo a la explotación minera Río Blanco. Esta vez, los obispos de Chulucanas, Jaén y Chachapoyas encabezaron la marcha portando una bandera peruana con lo cual expresaron su respaldo a la postura comunal y afirmaron que el gobierno “se equivoca” al apoyar el cuestionado proyecto minero. Una postura que posteriormente explicaron mediante una declaración leída, en la cual los obispos expusieron tres razones por las que este proyecto genera preocupación en la población: a) el interés por imponer un modelo extractivista minero, pese a los impactos negativos que produciría, por ejemplo, en la disminución de la productividad agrícola, ganadera y el turismo sostenible; b) los antecedentes de la compañía a cargo del proyecto, la empresa minera china Zijin Mining – Río Blanco, la cual “ha sido responsable de catástrofes ambientales en varios países del mundo”; c) la potencial disminución en el caudal y la calidad del agua en un contexto de crisis climática que ya estamos viviendo.

Tal como lo expresaron los obispos “En otras palabras, el proyecto minero Río Blanco, más que los beneficios que interesadamente anuncia, trae pobreza, abandono de las tierras, desocupación, enfrentamiento y división entre las comunidades”{5}.

{1}https://rioblanco.com.pe/que-hacemos/#proyecto-rio-blanco
{2}https://www.minem.gob.pe/minem/archivos/file/DGAAM/estudios/EIAsd_Programa2008_2010.pdf
{3}https://cdn.www.gob.pe/uploads/document/file/944736/D.S.-N-034-2004-AG—Categorizacin-de-Especies-Amenazadas-de-Fauna-Silvestre20200705-25584-1h3lih2.pdf?v=1594007696
{4}https://www.justiciaviva.org.pe/acceso_justicia/justicia_comunal/2.pdf
{5}Declaración de Ayabaca – He oído el clamor de mi pueblo y he venido a liberarlo (Ex 3, 7-8)