Por: Jaime Borda / Secretario Ejecutivo de Red Muqui

Pasada la fiebre electoral es hora de mirar con detenimiento lo que se viene para la segunda vuelta. Para muchos el resultado de las elecciones del 11 de abril ha sido sorpresivo, evidencia que los análisis y debates no sirven de mucho a la hora votar. Según los datos oficiales de la ONPE, los resultados señalan como ganador a José Pedro Castillo Terrones de Perú Libre con el 19% de los votos válidos, y en segundo lugar a Keiko Sofía Fujimori Higuchi de Fuerza Popular con el 13,3% de votos. En el tercer lugar se ubica Rafael López Aliaga; en el cuarto lugar, Hernando de Soto; en el quinto lugar, Yhony Lescano; y en el sexto lugar, Verónika Mendoza. Un dato no menos importante es el ausentismo registrado en estas elecciones, casi un 30% de la población no ha salido a votar y, por otro lado, está el dato de que un 18% de la población ha votado en blanco o nulo. Finalmente la suma de los dos candidatos que pasan a la segunda vuelta apenas llega al tercio de los votantes; esto significa que hay una muy baja representatividad y legitimidad en términos de números de cara a la segunda vuelta. De otro lado, los resultados para el Congreso de la República también evidencian que la crisis política podría mantenerse, ya que tendremos nuevamente un Congreso fragmentado y ningún partido tiene una mayoría de más del 50% del total de congresistas. Por ahora se sabe que 10 partidos políticos tendrán un nivel de representación en el Congreso.

Así mismo, estos días estamos asistiendo a algunas discusiones que se han abierto en las redes sociales y en algunos medios de comunicación, que apelan al insulto y al descrédito de cada candidato. Las expresiones clasistas y racistas abundan en las redes, parece ser que la segunda vuelta se definirá por los antivotos y la polarización que generan ambos candidatos. Desde nuestro punto vista se podría afirmar que ambos tienen apoyo y arraigo popular, pero donde reside la gran diferencia es en los cambios que plantean en materia económica. Para Pedro Castillo de Perú Libre esta discusión pasa por una nueva Constitución en nuestro país; para el caso de Keiko Fujimori y Fuerza Popular, no se debería hacer ningún cambio, por el contrario ellos buscan afianzar el modelo económico y que no se toque ningún capitulo de la Constitución.

Lo cierto es que en estos momentos hay muchas dudas sobre las propuestas y el plan de gobierno de Pedro Castillo, algo que seguramente él y su partido tendrán que explicar y aclarar durante la campaña en esta segunda vuelta; pero en el caso de Keiko Fujimori tenemos las certezas del gobierno de su padre del que ella formó parte y, sobre todo, el comportamiento que tuvo en las elecciones y su nefasto rol obstruccionista en el Congreso pasado, algo que no olvidamos. Desde Red Muqui creemos que la principal agenda de esta segunda vuelta debe ser la atención a los pueblos más olvidados de nuestro país, no es posible que en medio de una pandemia y de una crisis económica sin precedentes, se siga afirmando que somos un país desarrollado, y que el modelo económico aplicado desde los 90 ha funcionado. Miles de peruanos y peruanas han fallecido durante la pandemia sin poder acceder a oxigeno o a una cama UCI, no podemos seguir viviendo de espaldas a esta realidad.  Ya es hora de atender las demandas de los pueblos.