El miércoles 28 de septiembre, el presidente del Frente de Defensa de la Cuenca del río Coata, Félix Suasaca, hizo público los resultados de la muestra en orina de mercurio y arsénico que le hicieron a 55 personas en febrero, tras acceder al informe de la Dirección General de Salud Ambiental. Dentro de las 34 personas que dieron positivo a la presencia de arsénico y mercurio se encuentran 5 niños.

 

 

En comunicación con Red Muqui, Félix Suasaca, quien también es miembro de la Plataforma Nacional de Afectados y Afectadas por Metales Tóxicos, señaló que hizo público este informe, al que accedió de manera informal, para exigir que las autoridades del gobierno central, regional y local, realicen acciones de emergencia con las personas que dieron positivo a la presencia de metales pesados, y las más de 25 mil personas de los distritos de Capachica, Coata y Huata que consumen el agua que proviene de la cuenca del Coata.

Presión social

El presidente del Frente de Defensa de la Cuenca del río Coata agregó que Ha habido un ocultamiento de casi 8 meses respecto a esta información, que “recién han hecho aparecer con la presión que hemos hecho en Lima con los compañeros de la Plataforma Nacional de Afectados por Metales Tóxicos, cuando la ministra de Salud nos dio una cita hace unos meses y sacamos el compromiso de que enviarían los resultados Puno”.

Tras esta exigencia y las marchas que realizaron en Puno, la Dirección Regional de Salud de Puno empezó a entregar individualmente los resultados de las muestras sacadas en febrero a las 55 personas, pero no un informe general tal como lo solicitaron los dirigentes.

Exigencias de emergencia

Tras estos últimos hechos, los dirigentes y pobladores pertenecientes al Frente del río Coata se movilizaron y se encadenaron el reciente lunes 28 para exigir que las autoridades tomen acciones que resguarden la salud de todas las personas que estarían afectadas por metales tóxicos, además de las 34 personas que dieron positivo a las muestras.

“Pedimos médicos especializados para atender a personas con metales pesados, la construcción y equipamiento de centros de salud con laboratorios, oficinas, y todos los implementos necesarios para garantizar un tratamiento adecuado. Lamentablemente en todo Puno no existe ningún centro de salud especializado en atención a personas con metales pesados”.

Asimismo, el dirigente agregó que es necesaria la implementación de los proyectos de saneamiento básico del Coata que está en manos del Ministerio de Vivienda.” La gente toma agua del subsuelo. Son 50 mil personas de 4 distritos y también hemos pedido por la salud animal vegetal, que también deben pasar por análisis, además que debe garantizarse un proyecto ganadero vacuno que debe financiar el MINAGRI.

Antecedentes

Desde el 2014 se instaló una mesa técnica de la cuenca del Coata pero los diferentes niveles de gobierno no hicieron nada. La población tuvo que pedir apoyo internacional y a la institución Derechos Humanos y Medio Ambiente (DHUMA) para que realicen análisis del agua. Tras los resultados que confirmaron la contaminación de la cuenca del Coata, y los que luego hizo el MINSA y MINAM confirmando loa contaminación con con cadmio, manganeso, mercurio, boro, arsénico etc; recién el 2018, el gobierno decretó el Estado de emergencia que se ha ido prorrogando cada 3 meses. En estos años el gobierno brindó agua a través de cisternas, pero durante la pandemia hubo una semana que no abasteció de agua.

La contaminación se presume es por la basura acumulada cerca a la cuenca del Coata por más de 30 años y por los pasivos ambientales que suman más de 200 en palabras del dirigente Felix Suasaca, tras observar la información de los pasivos ambientales que registra el MINEM en su web, y que ellos ven directamente en su territorio. Este año el Frente de Defensa subió a la cabecera de cuenca del Coata, y observó que la minera Tacaza está funcionando -pertenece a la empresa Siemsa.

Lo que se viene

El Frente de Defensa de la cuenca del Coata exige que representantes del Ministerio de Salud, Ambiente, Energía y Minas, y Vivienda vayan a la zona e instalen una comisión multisectorial de metales pesados a través de un decreto supremo, que reconozca también la mesa técnica de la cuenca del Coata que viene funcionando desde el 2014. De esta manera esperan que realmente se pueda abordar de manera integral los efectos de la contaminación y garantizar el tratamiento de las personas afectadas.

La institución de Derechos Humanos y Medio Ambiente de Puno (DHUMA) ha solicitado mediante una carta a la Defensoría del Pueblo que pueda intermediar para que la Dirección Regional de Salud de Puno pueda brindar el informe detallado de las 55 personas que fueron muestreadas y de las cuales se ha conocido los resultados de manera general.

 

 

 

 

 

 

 

 

Actualmente hay una denuncia penal contra las autoridades que han actuado de manera negligente durante todos estos años, sin tomar acciones urgentes frente a la contaminación ambiental y humana de las personas que viven alrededor de la cuenta del río Coata, precisó para finalizar el dirigente Felix Suasaca.