Ser defensor o defensora ambiental representa una labor de mucho riesgo en el Perú, ya que, constantemente, son amenazados, criminalizados, violentados e incluso asesinados por defender el medio ambiente, nuestro territorio y la vida, y esto se da con impunidad y por la ausencia del Estado.

De acuerdo al registro de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH), desde el 2019, se han registrado 30 casos de asesinatos a defensores y defensoras en el Perú. La Amazonía es la región con más defensores/as asesinados por personas vinculadas a actividades ilegales como tala de árboles o invasión de territorios. Pero en otras regiones, los derechos de las personas defensoras son vulnerados y la violencia que sufren es ejercida por parte de actividades de empresas formales y por el propio Estado.

En cuanto al Norte del Perú, según la CNDDHH, la cantidad de ataques que sufren suman más de 700 hasta el presente año, siendo el departamento de Cajamarca en el que se han registrado el mayor número (342 ataques). Otros departamentos en los que se ha registrado una gran cantidad de ataques han sido Piura (156); Áncash (128); y Lambayeque (82).

Una de las principales formas de agresión contra los defensores del medio ambiente en el Perú es la criminalización. En el Norte, concretamente en Lambayeque, ocurrió uno de los últimos hechos de criminalización contra defensores. Y es que defensores y defensoras de la Reserva Ecológica Chaparrí fueron llevados a juicio en el mes de agosto por, supuestamente, haber cometido delitos contra los recursos naturales en la modalidad de “alteración del ambiente o paisaje”. Sin embargo, se considera que la denuncia fue parte de una estrategia de criminalización en contra de los defensores de la zona.

A pesar de la ausencia del Estado, sí existen medidas como el Mecanismo Intersectorial de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos que pueden proteger los derechos de las personas defensoras. El caso del mencionado mecanismo, representa una medida a la cual se puede recurrir cuando las personas defensoras se encuentran en situación de riesgo, sin embargo, esta no cuenta con el presupuesto adecuado para ser implementada, por lo cual, sin un presupuesto adecuado, las personas defensoras seguirán siendo atacadas, criminalizadas, amenazadas y asesinadas.

 

Por esa razón y frente a las constantes amenazas y situaciones de violencia que sufren, defensores y defensoras diferentes regiones del norte del Perú se reunirán el próximo 17 y 18 de noviembre en Chiclayo para participar del II Encuentro Macrorregional del Norte que tendrá como objetivo principal fortalecer las capacidades, promoción y defensa de derechos para las personas defensora/es de derechos humanos.

Otros objetivos que se buscan alcanzar en este encuentro son identificar el marco nacional e internacional para la protección de defensoras y defensores; y fortalecer capacidades sobre vocerías e incidencia a defensoras y defensores de la Macro Norte.

Hacemos un llamamiento a los medios de prensa locales, nacionales e internacionales para visibilizar el evento y las problemáticas que sufren defensores y defensoras en el Perú por proteger el medio ambiente, su territorio y la vida. El día viernes 18 de noviembre se realizará un plantón a las 10:30 am en la Plazuela Elías Aguirre – Chiclayo, y una rueda de prensa para alcanzar el objetivo mencionado

¡Protege a quienes nos protegen!