El día de ayer, miércoles 26 de febrero, el fiscal provincial de Sullana, Juan Ander Alvitez, dispuso “la no formalización ni continuación de la investigación contra Donar Acha Santos, Victor Acha Jimenez y Eswin Acha Santos por la presunta comisión del delito contra la libertad, bajo la modalidad de coacción, y contra la vida, el cuerpo y la salud, bajo la modalidad de agresiones contra la mujer o integrantes del grupo familiar en agravio de Elvia Majuan Moreto”.

Conflicto por rechazo a la minera Río Blanco

La denuncia de la señora Majuan Moreto, que también vive en la misma comunidad de los ronderos en Yanta, señala que recibió golpes de los dirigentes ronderos por tener discrepancias con ellos respecto al desarrollo del proyecto minero Río Blanco. Los dirigentes se oponen al proyecto minero. Sin embargo, los dirigentes no se encontraban en el supuesto lugar de los hechos denunciados: Sullana; sino en otros lugares.

Contradicción fiscal

Donar Acha Santos y Eswin Acha Santos fueron los 2 dirigentes ronderos intervenidos arbitrariamente y violentamente por 10 policías el 21 de febrero a las 5am en su hogar del Frutal en la comunidad de Yanta, perteneciente al distrito Ayabaca de la región Piura. El fundamento de la intervención fue producto de una orden de conducción compulsiva del mismo fiscal que ahora ha decidido detener y archivar la investigación preliminar por no haber pruebas mínimas de la acusación de la señora Elvia Majuan contra los 3 comuneros denunciados.

Si no había pruebas mínimas desde un inicio para continuar la investigación preliminar, ¿por qué el fiscal Ander decidió ordenar la conducción compulsiva de los 2 comuneros que se hizo efectiva el 21 de de febrero?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si los comuneros no fueron notificados correctamente y con anticipación a las anteriores diligencias, y tampoco tuvieron conocimiento de la orden de conducción compulsiva; ¿por qué el fiscal se apresuró en realizar la intervención policial para que los comuneros declaren de grado o fuerza?

Ronderos denuncian violencia de la PNP

Ante la intervención policial que generó en los comuneros heridas en el cuerpo; los ronderos denunciaron a los efectivos policiales por su intervención violenta. Los ronderos no sabían que tenían una orden de conducción compulsiva hacia la fiscalía de Sullana. Nunca les llegó la notificación. Declararon que, si les llegaba la notificación, ellos se hubieran apersonado a la Fiscalía sin ningún problema porque son inocentes tal como se ha demostrado con el archivamiento.