Por: Jaime Borda / Secretario Ejecutivo de Red Muqui

Esta semana el gobierno de Sagasti ha anunciado el relajamiento de una serie de medidas para levantar la cuarentena, este anuncio ha sido cuestionado por varios sectores de la población, ya que, si bien han bajado el número de fallecidos y contagiados en las últimas semanas, esta no ha sido de forma sustancial. De otro lado, en las últimas semanas también hemos asistido a una serie de movilizaciones en varias ciudades y regiones del país, quienes reclaman la reapertura de los pequeños y medianos negocios, ya que millones de peruanos se han quedado sin trabajo, y hasta cierto punto estas demandas son más que compresibles. Pero también es cierto que el anuncio de la premier Violeta Bermúdez sobre el relajamiento de la cuarentena no es la mejor, ya que tampoco esta resuelto el tema del oxígeno, las camas UCIs e incluido la entrega de bonos. El mensaje sigue siendo sálvense como puedan.

A la par de esta situación, durante la semana los escándalos políticos sobre los #Vacunagates se han mantenido, pero además la crisis ha llegado al Ministerio Público, debido a que se ha revelado que dos fiscales que investigaban casos de corrupción se reunieron con el ex presidente Martín Vizcarra de manera informal y privada.La Fiscal de la Nación Zoraida Avalos ha tenido que apartar del caso a ambas fiscales, y como era de esperarse las mafias de la corrupción y de los cuellos blancos están aprovechando este escenario para golpear las investigaciones avanzadas sobre los casos de corrupción y han pedido la cabeza de la Fiscal de la Nación. Lamentablemente estos hechos lo único que hacen es acrecentar la crisis política, y evidenciar que las mafias de la corrupción no descansan.

Durante la semana también se han hecho público dos resoluciones que hay que mirar con atención, la primera es la aprobación de un protocolo para virtualizar las mesas de diálogo en el país. Si bien la medida puede tener buenas intenciones, en la práctica probablemente no funcione ya que la virtualidad no garantiza la participación de los actores afectados en los territorios. Así mismo, tenemos una brecha digital e intercultural muy grande en la zona rural del país, y es donde mayores conflictos sociales tenemos a la fecha y de modo particular en el sector minero. La otra resolución aprobada por la PCM y que nos parece positiva es la conformación de la mesa de diálogo con los afectados por metales tóxicos en la cuenca de Coata – Puno; esperamos que este espacio sirva para atender de manera integral las demandas de los pobladores de la cuenca del río Coata.

Finalmente, esta semana también hemos conocido de la subida del precio del cobre a un nivel histórico en el mercado mundial, llegando a más de 4 dólares la libra. La noticia en el Perú ha sido celebrada por los gremios mineros, quienes han señalado que los proyectos mineros paralizados como Tía María (Arequipa) deberían ser retomados. Desde Red Muqui observamos que la subida del cobre alienta a los gremios a retomar proyectos mineros cuestionados, que no cuentan con licencia social ni técnica; y en su defecto la insistencia de estos proyectos mineros va generar mayor presión y conflictividad en los territorios, y por ende mayor vulneración de los derechos humanos.