Entradas

Integrantes de las Rondas Campesinas del departamento de La Libertad han intensificado este miércoles las movilizaciones en el marco del paro indefinido que iniciaron el lunes 22 de noviembre para lograr que sus demandas sean atendidas lo antes posible. Entre el amplio petitorio de las comunidades destacan reivindicaciones económicas, de apoyo a la producción agrícola y de protección ante la contaminación ocasionada por la minería.

Organizados en piquetes, los ronderos han intentado esta mañana bloquear la avenida panamericana norte a la altura del ingreso al distrito de Salaverry.

Intentos que, sin embargo, han sido frustrados por Unidades de Servicios Especiales (USE) de la Policía (PNP), que han despejado la carretera en ese tramo, para lo cual usaron bombas lacrimógenas contra los manifestantes. Chami Radio informa de al menos dos personas heridas y una mujer campesina detenida por la PNP.

Los campesinos ronderos sí han logrado cortar con éxito la carretera que une a Trujillo y Otuzco en varios puntos y las vías que conectan al poblado de Callacuyan en la provincia de Santiago de Chuco con Huamachuco y, a su vez, a esa capital de la provincia Sánchez Carrión con el poblado y la laguna de Sausacocha.

Los comuneros exigen la instalación de una mesa de diálogo con la presencia de autoridades del gobiernos regional y central para deponer las movilizaciones. Según declaraciones de Pablo Haro Quispe, dirigente de la Central Única de Rondas Campesinas de La Libertad, recogidas por el Diario El Correo, por el momento no se ha podido establecer una mesa de diálogo porque ninguna autoridad del Ejecutivo se ha acercado a ellos para informar si están dispuestos a reunirse con las comunidades, y aseguró: “No vamos a asistir a ninguna mesa de diálogo si no está presente el presidente de la república, Pedro Castillo, o la premier, Mirtha Vásquez. No nos vamos a reunir con directores ni técnicos que no tienen poder de decisión”. El dirigente se mostró confiado de la fortaleza del movimiento ya que los piquetes se encuentran en puntos estratégicos de las carreteras y constantemente son “relevados por nuevos compañeros que se van sumando a la medida de lucha”.

En conversaciones con RPP Noticias, el propio Quispe, declaró que, entre otras urgencias impostergables, el Gobierno del presidente Pedro Castillo debe intervenir para frenar el alza en los precios de los fertilizantes, otros insumos agrícolas, combustibles y productos de primera necesidad. Además, exigen la reasignación de recursos, que según ellos ya tenía presupuestado el gobierno regional, para la compra de maquinaria y vehículos para el desplazamiento de las Rondas Campesinas y la conclusión de la construcción de carreteras.

Uno de los reclamos menos visibilizados por los medios de comunicación, sin embargo, se relaciona con la contaminación del río Moche, que se está agudizando por el impacto de los relaves mineros, afectando actividades agrícolas y ganaderas de las comunidades y distritos que viven en el Valle Santa Catalina, en la región norteña de La Libertad.

Esta afectación ambiental es la que habría detonado la decisión de iniciar una huelga de duración indefinida, tomada en las últimas reuniones entre rondas campesinas, organizaciones sociales de base y ciudadanía en general.

Cabe señalar que el 17 de diciembre del año pasado se declaró en emergencia el río Moche. Sin embargo, para los dirigentes como Pablo Haro Quispe, que también preside el Comité Multisectorial en Defensa del Río Moche, el Gobierno hasta ahora solo se ha dedicado a prorrogar la declaratoria, y no a realizar acciones concretas para resarcir los daños provocados por los pasivos ambientales. “Existe un sinnúmero de documentos que certifican que las aguas del río Moche están contaminadas, la Autoridad Nacional del Agua, en el año 2018, indicó en su informe que el agua no cuenta con estándares de calidad ambiental, en pocas palabras lo que dijeron es que el agua no es apta para consumo humano. Ni siquiera para consumo animal ni vegetal, es por eso que muchas familias están perdiendo sus sembríos. Es una situación terrible lo que estamos enfrentando’, señaló Haro Quispe en conversación con el OCM.

La contaminación no solo se ha producido por los relaves mineros, principalmente de la actividad minera de la explotación de plata Quiruvilca, propiedad del consorcio Pan American Silver Corp. sino también por el mal manejo local de los residuos sólidos, debido a que los poblados no cuentan con pozos de oxidación, ni tratamiento de aguas residuales, afectando más de 60 mil hectáreas de tierra cultivable.

Artículo de asesor de Red Muqui: Ing Juan Aste Daffós

Cabe preguntarle al Director General de Minería, Oscar Alfredo Rodríguez Muñoz: ¿cómo así el Ministerio de Energía y Minas (MINEM), a través de la Dirección General de Minería (DGM), no se percató que Southern Peaks Mining (SPM), a través de su subsidiaria Minera Quiruvilca Limited, compró primero en junio 2012 la totalidad de la unidad minera Quiruvilca a la canadiense Panamerican Silver, propietaria de Cía Minera Quiruvilca, y luego SPM se la venda a ella misma a través de otras de sus subsidiarias, primero a Sociedad Minera Quiruvilca Inversiones SAC, en julio 2015, y luego a Cía Minera Quiruvilca, regresando al punto inicial; para en diciembre 2017 declararse en quiebra, dejando de operar desde enero 2018 en que abandonó la mina, con lo cual dejaba de cumplir con el plan de cierre?

La ejecución inmediata de la garantía vigente que mandata la Resolución de la Dirección General de Minería N° 0066 del 05 de marzo del 2018 al declarar el incumplimiento del plan de cierre de minas de la unidad minera Quiruvilca de la Cia Minera Quiruvilca SA, significaba el cobro del monto de la carta fianza y que la DGM se encargue de ejecutar el plan de cierre, sin embargo, este monto al ser insuficiente para cumplir con el plan, implicó un beneficio para la empresa SPM y un perjuicio para el Estado Peruano. ¿Quién calculó el monto de este plan y el de la carta fianza?: La Dirección General de Minería.

Para la empresa era mejor que le ejecuten la carta fianza porque se ahorraba dinero y la responsabilidad de asumir la remediación del pasivo ambiental, que, por lo que ocurrió, era de gran dimensión y riesgo ambiental, comprobado con el impacto ambiental del ingreso de mineros informales y con la rotura de los diques de las relaveras, en un breve tiempo luego que la empresa SPM, a través de Cía Minera Quiruvilca, abandonó la mina. Así, con suma facilidad, el plan de cierre pasó a ser un compromiso del Estado financiado en gran parte por todos los peruanos, y cuya elección de la empresa ejecutora se habría concretado desde la DGM a través de adjudicaciones directas (sin concurso) para el tratamiento de las aguas ácidas. Lo peor han sido las lamentables consecuencias de la contaminación de la cuenca del río Moche que condujo a la Autoridad Nacional del Agua (ANA) a declarar en emergencia esta cuenca. ¿Quiénes ganaron? Saquen sus conclusiones.

Pero, ¿quiénes son los representantes en el Perú de la empresa Southern Peaks Mining (SPM) cuyos capitales son del paraíso tributario de la isla Gran Cayman? Esta empresa es gestionada en el Perú principalmente por Enrique Ramírez Ostolaza, y Adolfo Vera Fernández, ex funcionarios de Volcan Cía Minera y de Cía Minera Quiruvilca, antes en manos de Panamerican Silver, y hoy SPM es la propietaria de Ariana Operaciones Mineras SAC, titular del proyecto Ariana. Las preguntas que se caen de maduras son ¿Cómo hizo SPM para que el 2016 MINEM le apruebe el EIA del proyecto Ariana ubicado entre las fuentes de agua para Lima ubicadas en la cabecera de la cuenca del Atlántico y que se derivan hacia la costa del pacífico mediante un túnel trasandino?

Agua de Lima en riesgo

Ello porque existe un alto riesgo de ingreso de material del relave a través de la boca del túnel y porque precisamente el EIA aprobado no contempla estaciones de monitoreo ambiental en la entrada y en la salida del túnel. Todos los componentes del proyecto han sido diseñados dentro de la huella colectora del Sistema Marca, por lo que cualquier derrame va a ir directo a los canales de coronación del sistema y de inmediato ingresará al túnel trasandino.

Lo cierto es que hay demasiadas coincidencias en favorecer a la empresa SPM que demandan una seria investigación y revisión del traslado y la responsabilidad del plan de cierre de la unidad Quiruvilca al Estado, así como, del proceso de aprobación del EIA del proyecto Ariana y los permisos. Al respecto, en la fundamentación de la aprobación del EIA, Informe 385-2016-MEM/DGAAM/DNAM/DGAM/D del 29 de abril 2016, se afirma que “(…) la propuesta de localizar el depósito de relaves colindante al túnel trasandino debe ser descartada y adjuntar otras alternativas viables para su ubicación (…)”, lo cual ha sido ratificado en la aprobación del EIA y consentido por la empresa minera, sin embargo, esta última insiste en construir la relavera en el mismo lugar, desacatando lo establecido en dicho informe de la certificación ambiental. La DGM no realizó un análisis de riesgo, incumpliendo con lo establecido en el anexo 07 del reglamento de seguridad minera del MINEM.

Por lo señalado, no hay las garantías del caso en el proyecto Ariana, y el sindicato y el directorio de Sedapal tienen razón en estar preocupados y alertas. Habría que saber quiénes son los verdaderos dueños de SPM y quiénes son los funcionarios que le han facilitado las cosas aun a riesgo de afectar a toda la población de Lima porque un aumento de la contaminación del agua para la ciudad capital del Perú se traduce en un mayor costo del procesamiento para obtener agua potable en la planta de La Atarjea, y esto presionaría al alza la tarifa pública del agua.

Preguntas: ¿Por qué la DGM no alertó del perjuicio para el Estado Peruano y el país en los casos de la unidad minera Quiruvilca y del proyecto Ariana? ¿Por qué se aprobó el EIA del proyecto Ariana sabiendo las implicancias de la contaminación y el costo de la disponibilidad del agua para la población de Lima? ¿Por qué la DGM no devolvió el expediente a la Dirección General de Asuntos Ambientales Mineros (DGAAM) para que esta revise la inconsistencia identificada en el EIA? ¿Qué garantías ofrece hoy SPM en el proyecto Ariana frente a la evidencia de hechos inaceptables para el país?