Entradas

A casi dos meses de ocurrido el derrame en el terminal multiboyas de la Refinería La Pampilla SAA operado por Repsol, el Subgrupo de Derrames Petroleros de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, junto con otros actores sociales, movimientos y organizaciones, entre ellas, Red Muqui, constatan lo siguiente:

– La limpieza no concluye sólo con el retiro del petróleo de las orillas. Persisten las manchas oleosas en el mar y zonas rocosas con petróleo, así como la pérdida de fauna silvestres intoxicada por el crudo, como lo han alertado las organizaciones de pescadores artesanales afectadas y las autoridades. Todavía no se atiende la contaminación del fondo marino.

– La metodología de limpieza no estaría siendo la adecuada. El informe de la misión de Naciones Unidas observó deficiencias en la metodología seguida por Repsol. OEFA verificó, hace unos días, que una de las empresas de limpieza tiraba arena contaminada al mar, pudiendo generar más impactos ambientales.

– No se conocen las acciones de primera respuesta de Repsol. Según establece la norma, Repsol debió entregar al OEFA el listado de primeras acciones, el Reporte de Estimación de Riesgo y el Plan de acción de primera respuesta con cronograma. Sin embargo, esta información no está disponible y, por tanto, no se puede monitorear el nivel de avance y evaluar la idoneidad de las acciones de limpieza.

– Se necesita conocer y dimensionar los daños ambientales y sociales ocasionados. Según la norma, Repsol debió identificar los daños ambientales y empadronar a las y los afectados en los 15 días posteriores de ocurrido el incidente e informar a Osinergmin, de forma que permita inventariar y valorar los daños. Sin embargo, esta información no está disponible. Esta información es clave para la remediación y compensación, por lo que las entidades del estado también deben realizar esta labor. Alertamos que el anticipo de indemnización que se viene facilitando por la PCM y ejecutando por Repsol no tiene un diagnóstico integral de los daños y viene generando división y malestar entre las y los afectados.

– Falta de liderazgo del Estado para la atención integral del derrame petrolero de Repsol. No se tiene claridad de quién es la entidad que lidera las acciones de parte del estado. No se cumplió en dirigir y participar en las acciones de contención y limpieza de manera eficiente, en identificar los daños, brindar el soporte humanitario oportuno y necesario, plantear alternativas y oportunidades de empleabilidad a las y los afectados, entre otros.

– Las investigaciones para determinar la causa y responsables del derrame están estancadas. Para conocer la causa del derrame petrolero se debe tener acceso al PLEM, la pieza principal del sistema de descarga a tierra del petróleo. No obstante, hasta el momento esta no ha sido extraída del fondo marino por Repsol, a pesar que las autoridades los han demandado, de esta forma se está poniendo en riesgo la evidencia que es clave para las investigaciones y determinación de la responsabilidad de este desastre.

Ante ello:
1. Exigimos al Estado el fortalecimiento de la institucionalidad ambiental para un liderazgo claro y estratégico que articule las diferentes entidades del gobierno que permita una respuesta rápida y efectiva, con transparencia y rendición de cuentas de las acciones realizadas frente al derrame.

2. Demandamos a Repsol desarrollar acciones efectivas que garanticen la limpieza real y pronta empleando metodologías adecuadas. Asimismo, Repsol debe cumplir con sacar del fondo marino el PLEM para la continuidad de las investigaciones.

3. Exigimos información clara y oportuna de parte de Repsol sobre el Plan de primera respuesta, que debe incluir acciones de rescate de fauna silvestre, contención, limpieza, entre otros, así como los avances en su ejecución.

4. Concluyendo la limpieza, OEFA debe cumplir con exigir y monitorear a Repsol la ejecución de planes de rehabilitación y procedimientos de remediación necesarias para restituir el ecosistema y los derechos de la población afectada.

5. Exigimos a todas las entidades involucradas en la supervisión y fiscalización de las acciones de limpieza, garantizar la participación de la población local en la supervisión y en los procesos administrativos en curso sobre el derrame.

6. Los pagos anunciados por la PCM y Repsol deben realizarse de una forma ordenada, transparente y con mecanismos que aseguren la participación de las y los afectados de las diferentes zonas. También se debe institucionalizar un espacio desde el gobierno que permita realizar seguimiento al cumplimiento de estos acuerdos a fin de evitar conflictos sociales y salvaguardar los derechos de las personas afectadas. La Defensoría del Pueblo puede participar en este proceso acompañando a las y los afectados conforme lo establece la ley. Instamos a que la compensación aborde de manera integral la restitución de medios de subsistencia y que no implica excluir de responsabilidad a Repsol.

7. Exigimos al Estado ejercer su función de contención, limpieza y remediación del derrame en aquellas acciones que la empresa no está cumpliendo adecuadamente, como lo establece la normativa, a fin de asegurar que no se expandan los impactos ambientales y sociales ocasionados por el derrame.

Finalmente, instamos a que el ejecutivo como el legislativo desarrollen cambios en la institucionalidad ambiental para lograr justicia, la reparación integral de daños y la prevención de estos desastres

Se adhiere:

Subgrupo Sobre Derrames Petroleros de la CNDDHH

Puedes apoyar el pronunciamiento firmando el documento que encontrarás en el siguiente enlace