Entradas

El 27 de enero, el Ejecutivo emitió el Decreto Supremo Nº 008-2021-PCM que prorroga el Estado de Emergencia y declara la cuarentena focalizada en el país desde el 31 de enero hasta el 15 de febrero, junto a medidas para reforzar el Sistema Nacional de Salud en todo el territorio nacional, para hacer frente a la inminente escalada de contagios que se viven por la segunda ola de la pandemia. En su artículo 8° se establecen limitaciones al ejercicio del derecho a la libertad de tránsito de las personas, disponiendo que en las regiones de alerta extrema solo se permite la salida para el desarrollo de “actividades autorizadas”. La PCM publicó el listado de estas actividades autorizadas en las regiones de nivel extremo; dentro de ellas, la minería y la producción de sus insumos y el funcionamiento de sus servicios conexos.

El decreto supremo señala los niveles de alerta de las diversas regiones. En el nivel de alerta extrema se encuentran Lima, Callao, Ancash, Pasco, Huánuco, Junín, Huancavelica, Ica y Apurímac; en el nivel de alerta muy alto están Tumbes, Amazonas, Cajamarca, Ayacucho, Cusco, Puno, Arequipa, Moquegua y Tacna; como vemos las principales regiones mineras se encuentra en los niveles de alerta más riesgosos para la salud de sus ciudadanos.

Protocolos sanitarios durante la primera ola

Recordemos que, durante la primera ola, luego de que se decretara el Estado de Emergencia y se adoptara la medida de cuarentena en la quincena de marzo del 2020, los sectores productivos como la minería siguieron en actividad y en algunos casos redujeron su nivel de producción, pero no pararon. En mayo del año pasado se empezaron a reanudar formalmente las actividades productivas al amparo del Decreto Supremo N° 080-2020-PCM que establecía la reanudación de actividades económicas FASE 1 priorizando al sector minero, a pesar de que en diversas unidades mineras del país se venían presentando casos masivos de contagios de COVID-19 y muertes, poniendo en riesgo a comunidades y trabajadores mineros. Ese mismo mes se emitieron las Resoluciones Ministeriales N° 128 y 129 -2020, que son el marco normativo para que las empresas mineras elaboren sus “Planes para la vigilancia, prevención y control del COVID-19 en el trabajo”.

Desde Red Muqui realizamos observaciones a esta norma, ya que presentaba vacíos en la protección de la salud de los trabajadores y las comunidades aledañas[1]. Esta norma estableció la obligación a las empresas mineras de elaborar “Planes de vigilancia, prevención y control del COVID-19”. En la práctica lo que sucedió es que muchos de estos planes fueron aprobados sin conocimiento de los gremios de trabajadores mineros, además que no se implementó adecuadamente la entrega de equipos de protección personal, el tamizaje de pruebas; no se adecuaron las instalaciones correspondientes para garantizar el distanciamiento entre trabajadores en los campamentos mineros, entre otros. Como Red Muqui en junio del 2020 solicitamos mediante acceso a la información pública, información actualizada al Ministerio de Energía y Minas sobre el número de trabajadores contagiados en las unidades mineras; sin embargo, respondieron que ellos no contaban con esa información, a pesar de que este sector, para la primera fase de reactivación minera, era la encargada de revisar los Planes de vigilancia sanitarios, para dar su conformidad y luego estos sean ingresados al MINSA.

Hasta aproximadamente julio de 2020, el MINEM no contaba con un control adecuado sobre el estado de salud de los trabajadores mineros, esto es: la primera y segunda fase de reanudación económica donde se encontraban la gran y mediana minería; recordemos que en la segunda fase (junio 2020) la situación era más complicada porque mediante Decreto Supremo 101-2020-PCM se estableció que la reactivación económica minera era automática. Recién en julio y agosto de ese año se publicaron a través de un medio periodístico alternativo, cifras oficiales  del MINEM sobre el número de contagiados en las unidades mineras[2]. Resultaba según cifras estatales que había un total de 2863 contagiados confirmados por prueba rápida, sin embargo, para esa fecha, la Federación de Trabajadores Mineras venía reportando una cifra mucho más elevada, inclusive en el último trimestre del 2020 se hablaba de más de 12 mil trabajadores mineros contagiados.

Sin lecciones aprendidas el sector minero funciona en automático para la segunda ola

A diferencia de la primera cuarentena, la anterior gestión del Ejecutivo inició la medida de cuarentena permitiendo solo “actividades esenciales”, estableciendo mayor rigurosidad en el control de actividades productivas, aunque los días siguientes se amplió a sectores como Energía y Minas a pesar de que sus actividades no eran esenciales. Para esta cuarentena el escenario es distinto, el sector minero sigue funcionando con normalidad bajo la denominación de “actividades autorizadas”. Además, que en esta segunda ola nos encontramos ante una mayor agresividad del virus al haber aumentado su rapidez de contagio. Desde el año pasado las empresas mineras han registrado automáticamente sus planes de vigilancia en el MINSA, es decir sin ningún control adecuado de parte del Estado. Actualmente señalan que cuentan con protocolos especializados incorporados en sus procesos de gestión; sin embargo, ya las denuncias de los gremios sindicales empiezan a darse debido al incumplimiento de sus obligaciones de protección de la salud y continúa la falta de fiscalización laboral del Estado para la garantía de derechos.

Lamentablemente será cuestión de tiempo para que conozcamos de los contagios por la Covid-19 en los campamentos mineros y de la estrategia de negación de casos en algunas empresas, que además han tomado represalias contra los trabajadores sindicalizados por denunciar estos abusos. No se ha aprendido nada de la primera ola de la pandemia.

 

[1] Red Muqui elabora observaciones al protocolo sanitario del sector energía y minas. Mayo 2020.  https://muqui.org/noticias/muqui-informa/red-muqui-elabora-observaciones-al-protocolo-sanitario-del-sector-energia-y-minas/

[2] Convoca: Seis compañías mineras acumulan el 88%de casos de trabajadores contagiados. Agosto 2020. https://convoca.pe/agenda-propia/covid-19-seis-companias-mineras-acumulan-el-88-de-casos-de-trabajadores-contagiados

La empresa minera Marcobre, subsidiaria de la empresa MINSUR S.A (Grupo Breca – Perú) y Alxar Internacional SpA de Chile, anunció el día de ayer, 14 de mayo, a las 10pm, a través de un comunicado, que 38 de sus trabajadores del proyecto minero en construcción: Mina Justa, dieron positivo a la segunda prueba rápida adicional que realizaron 7 días después a 600 trabajadores, faltando realizar más pruebas rápidas a más trabajadores. La empresa no precisa cantidad de trabajadores que faltan pasar por la segunda prueba rápida en su comunicado.

La empresa señala en su comunicado que antes de movilizar a todo su personal hacia la mina Justa ubicada en el distrito de Marcona, provincia de Nazca, en la región Ica, los trabajadores fueron “sometidos a pruebas rápidas con resultado negativo, siendo requisito indispensable para su movilización”.

Sin embargo, si tomaron la prueba rápida a los trabajadores, ¿cómo después de 7 días, 38 trabajadores dieron positivo?

Necesidad de pruebas moleculares y no pruebas rápidas

La Organización Mundial de la Salud ha señalado ya desde que se declaró la pandemia, que las pruebas rápidas no detectan el material genético del virus en el cuerpo, como lo hace las pruebas moleculares, sino los anticuerpos que produce el organismo mientras está respondiendo o ha respondido en algún momento a la infección del virus.

Por este motivo, es que los sindicatos y la Federación Nacional de Trabajadores Mineros vienen exigiendo que sea obligatorio para las empresas mineras la realización de pruebas moleculares de COVID-19, y no las pruebas rápidas, que detectan los anticuerpos que se ha generado el cuerpo días después de haber contraído el virus.

Protocolo aprobado por el MINEM y MINSA

En el comunicado la empresa minera Marcobre señala que, “además de acatar todas las medidas dispuestas por el gobierno ante esta coyuntura, hemos presentado y ha sido aprobado nuestro plan de vigilancia, prevención y control por parte del Ministerio de Energía y Minas y el Ministerio de Salud”.

Sin embargo, los trabajadores exigen que los dos ministerios se pronuncien al respecto.

Parece, por lo que señala el comunicado, que ninguna autoridad de salud local o provincial ha participado del proceso de toma de pruebas rápidas a los trabajadores. ¿El centro médico de la empresa que ha tomado las pruebas rápidas está certificado por el MINSA? ¿La marca de las pruebas rápidas están certificadas como válidas por el MINSA?. Desde la Red Muqui hemos elaborado observaciones al Protocolo Sanitario elaborado por el MINEM para el sector minero. Ver informe con las observaciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

Empresas mineras aceleran inicio de operaciones

El miércoles 13 de mayo, el presidente de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), Manuel Fumagalli, señaló a través de una nota de prensa que 39 unidades productivas de 17 empresas mineras habían presentado sus protocolos, y 5 de ellas ya tenían verificados sus protocolos por las autoridades.

Sin embargo, el presidente de la SNMPE, también señaló que “paralelamente se tiene previsto el reinicio de la construcción del proyecto mina Justa y la ampliación de Toromocho” – Junín-.

Entonces, si el presidente de la SNMPE señaló esto el miércoles, ¿cómo la empresa minera Marcobre ya estaba iniciando operaciones días antes?

No hay hospital adecuado para casos de COVID-19 en Marcona

Los trabajadores también denunciaron, a través de la Plataforma Sindical en redes, que el hospital de Marcona no tendría ventilador mecánico, y es de naturaleza “temporal”, precisando que la presidenta de Essalud, Fiorella Molinelli, postergó la construcción del hospital que demandaban los trabajadores y pobladores del distrito. Actualmente el hospital funciona en un conteiner. No hay UCI y los enferemos de gravedad tienen que ser llevados en ambulancia hasta ICA, que demora normalmente 3-4 horas de viaje.

Hasta ayer, el gobierno regional de Ica, señalaba que tenía 22 casos de COVID-19 en el distrito de Marcona y 1269 casos en toda la región.

 

Por José Carlos Zúñiga – Red Muqui