Entradas

Por: Jaime Borda / Secretario Ejecutivo de Red Muqui.

 

Casi todas las semanas venimos señalando sobre la inminente proclamación de Pedro Castillo como el virtual presidente del país; sin embargo, cada semana también el fujimorismo y sus aliados aparecen con nuevas leguleyadas con el único objetivo de demorar la proclamación de Castillo. Esta semana la misma Keiko Fujimori ha señalado que no van a reconocer el triunfo de Castillo; insisten en el fraude y seguirán movilizándose, incluyendo acciones de violencia como las que han ocurrido recientemente contra funcionarios del gobierno y periodistas que cubrían estos hechos. La estrategia del fujimorismo no solo es deslegitimar el triunfo de Castillo, si no generar una sensación de enfrentamiento y violencia entre peruanos y peruanas.

Mientras estamos enfrascados hace varias semanas en este escenario político, las comunidades y organizaciones indígenas andinas y amazónicas exigen, y con justa razón, que se prioricen sus demandas. Tenemos el caso de Las Bambas en Apurímac en que un grupo de dirigentes comunales llegó a Lima estos días para exigir que el nuevo gobierno garantice la atención y los compromisos firmados por las autoridades salientes. En la misma línea, pobladores de la cuenca del río Coata en Puno exigen atención inmediata a las comunidades afectadas por metales tóxicos, para ello realizaron un paro preventivo de 48 horas recientemente. Aun así, existe incertidumbre sobre como se atenderá sus pedidos en el próximo gobierno.

Del mismo modo las organizaciones indígenas nacionales en las ultimas semanas han venido exigiendo que se priorice la aprobación de varias leyes que garantizan el ejercicio y protección de sus derechos en el Congreso de la República; sin embargo, la mayoría de estas iniciativas legislativas se han observado u archivado. Estas leyes tenían que ver con la protección de la madre naturaleza, fortalecer la vigilancia ambiental comunitaria, entre otras exigencias. Por el contrario, se quiere aprobar leyes que buscan militarizar los territorios indígenas como la de los Comités de Autodefensa, ya que no solo va en contra de las comunidades, si no que buscaría enfrentarlas con las rondas campesinas. Así como esta norma, se han aprobado varias otras que van en contra de los derechos colectivos de los pueblos andinos y amazónicos.

Desde la Red Muqui creemos que la agenda históricamente postergada de los pueblos indígenas debe ser atendida, estos pueblos han votado mayoritariamente por Pedro Castillo y esperan que se planteen cambios en favor de sus demandas, no solo en materia de salud y educación, sino que se respete sus territorios y modos de vida como el derecho a la autodeterminación y autogestión de los pueblos. En el año del bicentenario, el virtual presidente Pedro Castillo debe agendar una reunión con los representantes de las organizaciones indígenas y campesinas de nuestro país.